Coronel Pinzónwww.fuerzasmilitares.org (05FEB2015).- La semana pasada el CTI de la Fiscalía capturó al comandante de una brigada del Ejército con sede en Leticia, Amazonas, por su presunta participación enfalsos positivos. Sin embargo, esta noticia no tuvo eco en los medios de comunicación, no por su intranscendencia, sino porque extrañamente ni la Fiscalía, ni el mismo Ejército han querido hacer pública la información.

No obstante, hay registro de la audiencia de legalización de captura del coronel Jaime Humberto Pinzón Amézquita, y muy pocos medios nacionales y algunos extranjeros publicaron la noticia. Paradójicamente la semana pasada la noticia que más generó rating fue la entrega a la justicia colombiana de la exdirectora del DAS María del Pilar Hurtado, noticia que hizo desviar las miradas de los medios y periodistas de otras coyunturas nacionales.

Sin embargo, no es la primera vez que la Fiscalía captura a un comandante activo de una brigada del Ejército por el escándalo de los falsos positivos, pues hace dos semanas, el 19 de enero, fue proferida una orden de captura contra otro coronel activo del Ejército, Saúl Humberto Valderrama, noticia que tampoco tuvo eco.

Pinzón Amézquita, comandante de la Brigada de Selva 26 del Ejército, que opera en Leticia, tendrá que responder por la muerte de un civil en Yarumal, Antioquia, en el 2006. Según la investigación, el coronel en mención era el comandante del batallón Atanasio Girardot en la fecha de los hechos.

La información preliminar que entregó en ese entonces Inteligencia del Ejército, estableció que se desplazaban en Yarumal tres guerrilleros del frente 36 de las Farc con la intención de secuestrar habitantes de esa zona.

Tropas de dicho batallón se desplazaron a una vereda de la población antioqueña, y según narraron algunos uniformados, hubo combates en los que resultó muerto un presunto guerrillero con cartuchos y cordón detonante.

No obstante, nueve años después la Fiscalía recaudó testimonios que relataron que un día antes de los supuestos combates con miembros de las Farc, los uniformados que hacían patrullaje en las afueras de Yarumal recibieron a un informante de nombre Gustavo Alberto Patiño Echavarriaga, quien al parecer iba a llevar a la tropa hasta donde estaban los guerrilleros, pero al llegar al sitio de los hechos y no encontrar rastro de los insurgentes lo asesinaron, y lo hicieron pasar como guerrillero abatido en combate.

La información de la captura del coronel Pinzón fue confirmada por fuentes de la Fiscalía a Kienyke.com. Sin embargo, en la página de Internet de la Fiscalía, no fue registrado el hecho.

La captura del otro coronel del Ejército, también por los falsos positivos, que pasó de agache fue la del coronel Valderrama, por hechos casualmente ocurridos a principios del 2006 en Antioquia, más exactamente en San José de Apartadó, cuando hicieron pasar por guerrillera abatida en combate a Mely Johanna Durango, menor de edad. La víctima apareció con un uniforme militar que fue reportado como robado.

La orden de captura revocó la decisión que en su momento tomó un juzgado de instrucción militar que se abstuvo de dictar medida de aseguramiento en contra del oficial.

Como si fuera poco, y no es un chiste, otro coronel del Ejército investigado también por falsos positivos pidió vacaciones, la baja y desapareció con su familia.

Se trata del recién ascendido coronel Alejandro Robayo Rodríguez, quien no apareció en la ceremonia de transferencia de mando del batallón de infantería Patriotas en Honda, Tolima, el pasado tres de diciembre.

El período de vacaciones del alto oficial terminaban el 18 de enero, pero desde el dos de ese mes sus jefes le habían aceptado la renuncia, según informó el Ejército.

El coronel es investigado por desaparición forzada, ejecuciones extrajudiciales y torturas registradas en Viotá, Cundinamarca, y la región del Sumapaz, según la investigación de la Fiscalía.

El ascenso promocionado por el Congreso de Alejandro Robayo al grado de coronel, fue abiertamente criticada por algunos sectores políticos hace dos meses, junto con otros cuatro generales del Ejército por tener investigaciones pendientes por falsos positivos.

Kienyke.com consultó a algunos analistas políticos, quienes coincidieron en afirmar off  the record que el Gobierno sin duda estaría detrás de la nula publicidad que tuvieron las noticias de las capturas de los dos coroneles por los falsos positivos, teniendo en cuenta que podría generarle alguna clase de inconveniente en el rápido desenvolvimiento de los diálogos finales en La Habana con las Farc.

kyenyke.com