Tribunal señala que quienes aportaron dinero deben confesar sus delitos y pedir perdón.
Tribunal señala que quienes aportaron dinero deben confesar sus delitos y pedir perdón.

www.fuerzasmilitares.org (13MAY2015).- Que los empresarios y comerciantes que promovieron o financiaron el paramilitarismo en el país pidan perdón y reparen a las víctimas de las autodefensas. Ese es uno de los mandatos que hizo el Tribunal Superior de Justicia y Paz de Medellín, en una megasentencia de 646 páginas contra desmovilizados del bloque del exjefe paramilitar Salvatore Mancuso.

Y es que, para el Tribunal, ese capítulo de los financiadores de los crímenes de los paramilitares aún está abierto, y mientras que los desmovilizados que se acogieron a la Ley de Justicia y Paz empiezan a recuperar su libertad tras pagar su pena alternativa de ocho años, quienes les entregaron millonarios recursos para garantizar su sostenimiento ni siquiera han sido investigados.

De hecho, en la extensa decisión no solo compulsa copias para que se investigue a reconocidos ganaderos de Córdoba, sino que pide que se procese a los fiscales que han dejado dormir en sus despachos esos procesos penales.

La Fiscalía ya avanza en esa tarea y tiene bajo la lupa a 12.000 empresarios que habrían apoyado el proyecto paramilitar, del cual se habrían lucrado económicamente. La posición de los investigadores es que hay empresarios que se debieron desmovilizar con las Auc, porque hicieron parte de sus estructuras de apoyo, y que incluso podrían recibir beneficios judiciales por entrar a un proceso de justicia transicional.

El tribunal considera que el proyecto paramilitar tuvo en Córdoba “el respaldo de amplios sectores de ganaderos, determinantes en la economía” y que ese apoyo desató “una violencia sistemática contra la población”.

En el expediente está el testimonio de Mancuso quien dijo que cuando nació el bloque Norte se reunió con ganaderos en un club en el centro de Medellín en donde ellos se comprometieron a financiar el grupo, que “sabían que era una organización ilegal”.

Igualmente señala Mancuso en sus declaraciones a Justicia y Paz que luego de hacer cuantiosos pagos y de pedirle que no sacara a sus hombres de la costa norte, los empresarios le recomendaron en una reunión que se empezaran “a financiar del narcotráfico como lo hace la guerrilla”, con lo que bajarían sus aportes a las autodefensas.

En la sentencia, el Tribunal señala que uno de los grupos a órdenes de Mancuso, el que delinquía en Tierralta, era manejado financieramente por los ganaderos Aran Assias Solar, fallecido, y Pablo Enrique Triana Pernet.

Los magistrados cuestionan que el ganadero Rubén Darío Obando, quien fue directivo de una Convivir, tenga cinco investigaciones en la Fiscalía Segunda Seccional que no han avanzado, y pide que se investigue al fiscal por el delito de prevaricato por omisión. También se ordena investigar a los fiscales quinto, veinticinco y veintisiete de esa seccional por procesos que nunca se movieron.

La sentencia dice que el ganadero Disney Rolando Negrete Polo “no solo tuvo su propio grupo armado, sino que le entregó 3 personas al bloque Córdoba para que fueran asesinadas y luego arrojadas al río Sinú”. Negrete demandó a la Nación por una incursión de la guerrilla en una de sus fincas en el municipio de Valencia en 1995, y el Ministerio de Defensa fue condenado por el Consejo de Estado a pagarle una millonaria indemnización por no haber garantizado su protección.

Negrete Polo y Obando, junto con William Salleg –fundador de El Meridiano de Córdoba–, Pedro Ghisays Chadid, Fabio León y Juan Carlos Mejía Uribe, hacen parte de la lista de más de 20 personas que, ordena el Tribunal, deben ser investigadas por “la financiación, colaboración, complicidad y/o apoyo al bloque Córdoba”.

Dice el fallo que la participación de ganaderos y comerciantes no se limitó “a la promoción, financiación o colaboración” de las bandas paramilitares, sino que se extendió a la realización de hechos delictivos. Así, dice el fallo que el también ganadero Humberto Santos Negrete “no solo inició el hurto de vehículos que luego eran trasladados al departamento de Córdoba, sino que señaló como guerrilleros” a víctimas cuyo ganado, además, fue robado y llevado a una finca de Mancuso.

El Tribunal concluye que el Estado debe adoptar mecanismos para que los financiadores de las Auc entren a justicia transicional para que digan la verdad, realicen actos de arrepentimiento y “reciban algún tipo proporcionado de sanción”.

“Los paramilitares operaron con el imperativo de ejercer el control territorial a cualquier costo, imponer violentamente un nuevo orden social y defender la propiedad privada a sangre y fuego, con el auspicio de militares y ganaderos”, se lee en el fallo.

Entre tanto, fiscales de derechos humanos y de la Dirección de Contexto trabajan en estructurar los procesos contra empresarios de otros departamentos como Meta, Sucre, Cesar y Antioquia.

Los testimonios de los desmovilizados de justicia y paz entregados durante casi diez años han permitido realizar un primer informe sobre los supuestos financiadores de las Auc que entregaban cuotas voluntarias y equipamiento para que los ‘paras’ operaran en sus regiones.

Fedegán dice que ganaderos fueron víctimas

El presidente de Fedegán, José Félix Lafaurie, aseguró que los ganaderos del país “han sido históricamente víctimas y no victimarios de la guerrilla, los paramilitares y ahora de las ‘bacrim’ ”.

El dirigente gremial reconoció que los ganaderos pudieron haber dado dinero a los paramilitares, pero “obligados, mediante extorsiones y ‘vacunas’ ” y no como parte de un aporte voluntario.

Sostuvo que la Fundación Colombia Ganadera ha identificado en todo el país a 10.000 ganaderos víctimas de los grupos ilegales.

“Las responsabilidades son individuales, no se puede poner en entredicho el actuar de todo el gremio”, indicó Lafaurie ante la posibilidad de que quienes financiaron a los paramilitares reconozcan sus delitos y pidan perdón por ellos. “Pero además sería muy bueno que la justicia llegue a quienes financiaron y apoyaron a la guerrilla. Así como se investigó la ‘parapolítica’, el país merece saber hasta donde llegó la ‘Farcpolítica’ y que ellos también paguen por eso”, sostuvo.

eltiempo.com