La directriz del presidente Santos a su gabinete es salir a las regiones a hablar de los beneficios que le traería la paz a Colombia en todos los campos.
La directriz del presidente Santos a su gabinete es salir a las regiones a hablar de los beneficios que le traería la paz a Colombia en todos los campos.

www.fuerzasmilitares.org (30MAY2015).- Con un llamado a la unidad de los colombianos en torno a la paz, en una alocución radiotelevisada al país, el presidente Juan Manuel Santos trazó anoche lo que para él serán los lineamientos de su mandato en 2015, entre los que se incluye la posibilidad de concretar un cese al fuego bilateral y definitivo con las Farc.

“Les he dado instrucciones a los negociadores para que inicien lo más pronto posible la discusión (sobre ese punto). Para esta discusión se han venido preparando altos oficiales en servicio activo de todas las fuerzas, encabezados —como ya se había informado— por el general Javier Flórez, quien viene de ser jefe del Estado Mayor Conjunto de las Fuerzas Militares y hoy es el jefe del Comando de Transición, creado para tal fin”, señaló.

No pasaron cuatro horas del anuncio presidencial, y desde La Habana (Cuba) —donde el Gobierno y las Farc adelantan diálogos de paz— los negociadores de esa guerrilla le respondieron al primer mandatario que “estamos listos para el cese bilateral del fuego” y añadieron que reciben “con beneplácito la declaración del presidente Santos en el sentido de enviar a sus plenipotenciarios a La Habana a discutir inmediatamente el cese bilateral del fuego”. Sin embargo, insistieron en su cuestionamiento sobre “las acciones ofensivas contra la guerrilla en tregua, en la medida en que se sigue poniendo en riesgo la continuidad del cese unilateral”.

Pero dicha tregua tendría un escollo legal por superar. Según el exprocurador Gustavo Arrieta, en declaraciones a Hora 20 de Caracol Radio, el marco para la paz es insuficiente para el cese bilateral, para pedirles a las Fuerzas Militares que no ataquen a la guerrilla y por eso sería necesario acudir a una ley.

Al final de su alocución, el presidente Santos reiteró su llamado a la unidad: “Tenemos por delante un año de intenso trabajo y de muchos desafíos, pero también de grandes expectativas. Y los resultados dependen de nosotros. El año 2015 será recordado como uno de los más cruciales en nuestra historia. Será exitoso si avanzamos unidos, si creemos en nosotros, si creemos en las inmensas posibilidades de nuestra nación”, enviando de paso un mensaje que bien puede interpretarse como alusivo al uribismo: que los debates se hagan con espíritu constructivo; que se dejen de lado los odios y las diferencias irreconciliables, y que 2015 sea el año de la reconciliación.

Uribe arremete

Pero ese llamado a la unidad hecho por Santos no fue atendido por la oposición. El senador Álvaro Uribe Vélez, en su cuenta de Twitter, escribió: “Santos humilla a los colombianos con mentira sobre cese unilateral, es bilateral y violado por Farc. En su arremetida, aseguró que el primer mandatario “defiende al terrorismo” y que “es permisivo con la drogadicción y el microtráfico, generadores de enorme cantidad de violencia.

Desde la otra orilla, el senador Iván Cepeda, la representante a la Cámara Ángela Robledo, la dirigente de Colombianos y Colombianas por la Paz, Piedad Córdoba, y la presidenta del Polo Democrático, Clara López, expresaron su apoyo al anuncio del presidente Santos. Cepeda calificó de “trascendental” la disposición para avanzar hacia el cese bilateral de hostilidades.

Entre tanto, Luis Eduardo Celis, analista del conflicto y asesor de la Fundación Paz y Reconciliación, sostuvo que los meses del conflicto armado están contados, lo que catalogó como “una maravillosa noticia para Colombia”.

‘Falta lo más difícil’

En su discurso, el primer mandatario reconoció, sin embargo, que aún falta lo más difícil en las negociaciones. “Nos espera un año complejo, un camino arduo, pero todos tenemos la esperanza de que, con voluntad y seriedad, vamos a lograr el objetivo: una Colombia sin conflicto que avance en la consolidación de la paz (...). Por eso ahora, más que nunca, necesitamos unirnos alrededor de la paz. Porque la paz no es de Juan Manuel Santos, ni de este Gobierno. La paz es de todos los colombianos”. Y en este sentido, aseguró que su gobierno está trabajando en la construcción de la paz, con acciones concretas de equidad y seguridad desde las diferentes regiones del país y con un manejo de la economía cada vez más responsable.

Precisamente en materia económica, Santos advirtió que la caída del precio del petróleo le pega duro a Colombia y se tendrán menos ingresos, lo que obliga a apretarse el cinturón. “Gracias al manejo prudente que venimos dando a nuestras finanzas, esperamos que no haya grandes sobresaltos y que a pesar de las tormentas, del chikunguña y del fenómeno de El Niño, seamos otra vez una de las economías que más crece en la región. Eso sí, sin dejar de estar conscientes de que se avecinan tiempos difíciles a nivel mundial y de que no podremos mantenernos ajenos a las dificultades que afrontan ya otros países. Por eso necesitamos construir más, producir más y consumir más nuestros productos, para estar en mejores condiciones para salir adelante”, enfatizó.

Y en materia de seguridad, indicó que si bien delitos como el homicidio están en sus índices más bajos de los últimos 30 años, la seguridad en las calles y en el comercio sigue siendo una gran preocupación. “Por eso trabajaré —trabajaremos con la Fuerza Pública— sin descanso para que los colombianos se sientan cada vez más tranquilos. Continuaremos con acciones concretas y efectivas de choque para luchar contra los mayores delitos en las ciudades, como las que pusimos en marcha en las últimas semanas del año pasado; aumentaremos el pie de fuerza; pondremos más cámaras de seguridad, y buscaremos el apoyo de los ciudadanos para que denuncien y nos ayuden en esta lucha contra el delito”, dijo.

Precisamente ayer, el jefe de Estado cambió la directriz que tenía de que sólo él estaba facultado para hablar de las negociaciones de paz y les impartió la orden a sus ministros de defender el proceso de Cuba durante las actividades que desarrollen en las regiones del país. La idea es que los funcionarios hagan pedagogía con la comunidad sobre los acuerdos alcanzados hasta el momento con las Farc y resaltar las tareas que desde las diferentes carteras se vienen haciendo de cara al posconflicto. Una nueva estrategia que busca disminuir el desconocimiento del país en torno a lo pactado y mejorar la percepción ciudadana sobre los diálogos, que según las encuestas está en niveles negativos.

Eso sí, queda claro que no se trata de que los ministros se metan de lleno en lo que se está negociando en La Habana, sino que le hagan ver a la gente los beneficios de la paz. “Es muy importante una tarea pedagógica de todo el gabinete, de los ministros, no en torno a las negociaciones de paz en La Habana, eso es una facultad exclusiva de quienes están negociando. Pero sí debemos hablar de los beneficios que puede traerle al país alcanzar la paz y la reconciliación en materia de inversión social, de educación, de salud, en crecimiento de la inversión y en el turismo. Esa tarea la puede cumplir cada ministro en su respectiva área”, explicó Juan Fernando Cristo, ministro del Interior.

elespectador.com