Las más recientes acciones de la guerrilla dejan un policía muerto y tres heridos, además de un puente dinamitado. Buenaventura sigue sin luz. imagen de archivo
Las más recientes acciones de la guerrilla dejan un policía muerto y tres heridos, además de un puente dinamitado. Buenaventura sigue sin luz. imagen de archivo

www.fuerzasmilitares.org (04JUN2015).- Alias Marcos Calarcá, negociador de las FARC en La Habana, reveló por qué atacaron las torres de energía que tienen sin luz a Buenaventura y entregó una explicación del ataque en el que murieron 26 soldados en Guapi, Cauca.

En diálogo con Carlos Barragán, periodista de Blu Radio y Noticias Caracol, el jefe guerrillero habló de por qué la cárcel para la guerrilla es un tema inamovible y de cómo les cayó la propuesta de que Humberto de La Calle sea candidato presidencial.

Carlos Barragán (CB): La opinión pública se pregunta qué lógica tiene que ustedes y el gobierno firmen un acuerdo para desminar una zona de Colombia y al día siguiente vuelen una torre de energía que tiene sin luz a Buenaventura y que se reactiven estos hechos de carácter terrorista

Marcos Calarcá (MC): Es que una cosa no tiene relación con otra realmente. Nosotros hemos firmado un acuerdo especial humanitario para la decontaminación y limpieza de explosivos del territorio nacional, no estamos hablando solamente de minas, estamos hablando de artefactos sin explotar, de restos explosivos y eso consideramos nosotros un gran avance. Ahora, lo otro corresponde a una lógica que nosotros queríamos suspender con el cese de fuegos, el cese de fuego unilateral e indefinido que fue imposible continuar, que tocó levantarlo. Entonces es la lógica de la guerra, son acciones de guerra.

CB: ¿Qué se necesita para que esos hechos de Buenaventura no sigan sucediendo?

MC: Pues llegar a un acuerdo y acabar con la confrontación e iniciar los caminos de la paz. Antes de ese acuerdo, el cese de fuegos bilateral.

CB: ¿Están lejos de ese acuerdo final?

MC: Depende de cómo se mire. Nosotros quisiéramos que fuera ya, pero es que se trata de una confrontación larga, de posiciones opuestas y la mesa lo que tiene que hacer es construir ese acuerdo y de verdad estamos en eso, tratando de cumplir con el punto que dice ‘vamos a llegar a un acuerdo lo más rápido posible’.

CB: Paz y reconciliación habla de que en la tregua se redujeron las acciones militares de lado y lado en un 85% y que hubo 15 mil colombianos que no fueron desplazados y que más de 600 guerrilleros y militares dejaron ser víctimas. Para ustedes, ¿sirvió la tregua?

MC: Pues nosotros consideramos que la tregua sirve y por so fue una decisión que tomamos. Pero desafortunadamente sectores del Gobierno y la ultraderecha del país no valoraron debidamente ese gesto de las FARC. Hablaron de miedo, de debilidad, de tiempo para reponernos… confunden las cosas y ese estudio que usted está citando lo que muestra es que la tregua fue efectiva, que no hubo durante ese tiempo acciones militares, no hubo más víctimas de nuestro pueblo, porque tanto guerrilleros, soldados y policías somos pueblo. Pero además hay un tema que no se muestra y es el tema económico. Es decir miremos a ver si a la economía del país le convino la tregua y allí hay una contradicción: quieren tregua, quieren paz, pero no quieren ceder absolutamente nada para garantizar los derechos de las mayorías.

CB: ¿Cuando usted dice lo económico se refiere a la explotación petrolera, al tema energético?

MC: Claro, los grandes negocios en el país. Esos empresarios deberían estar aportándole mucho más a la paz.

CB: Quiero preguntarle sobre la muerte de los soldados del Cauca. Para muchos fue un error de cálculo de ustedes, que las FARC no se imaginaron que el asesinato de esos muchachos fuera a generar la crisis en el proceso de paz. ¿Fue un error de cálculo?

MC: No es error de cálculo, las cosas no funcionan así (…) en las FARC hay un total compromiso y una total convicción respecto al compromiso que estamos desarrollando, tenemos la determinación de sacar un acuerdo final. Lógicamente sin entregar principios, sin entregar banderas, porque no es la mesa de diálogos donde nos van a derrotar, eso en primer lugar.

CB: Pero entonces, ¿qué fue lo qué pasó? ¿Por qué el ataque a los soldados?

MC: Fue una acción ofensiva en defensa. Parece una contradicción pero qué estaba ocurriendo… había un gran operativo militar tratando de copar a las unidades nuestras para después masacrarla. Eso no se puede permitir. Entonces qué es la acción esa: bueno dislocar, dañar ese operativo militar, eso fue lo que ocurrió.

CB: ¿Para ustedes esos muchachos hacían parte de ese operativo?

MC: Claro, ese grupo hacía parte de esa operación, aprovechándose de la tregua, pero nosotros fuimos muy claros cuando decretamos la tregua. Dijimos: ‘es una tregua ofensiva, nada ni nadie nos puede quitar el derecho que tenemos a defendernos’, y esa fue una acción ofensiva para defendernos.

CB: Cárcel, condenas, justicia... ¿En qué va eso para las FARC?

MC: Nosotros hemos dicho cero cárcel para los guerrilleros y las guerrilleras y nos mantenemos. Ayer leía un documento de Otto Morales Benítez, gran liberal en todo el sentido de la palabra, y él mismo decía a sus 90 y pico de años que ningún guerrillero va a firmar la paz para irse a la cárcel… eso no tiene ninguna lógica. Ahora, nosotros hemos dicho: primero miremos quiénes son los responsables de esta guerra que azota a nuestro país, miremos cuál es el papel del Estado, de los diferentes gobiernos, de los empresarios, de la iglesia, de los partidos políticos, de todos los gremios, porque cuando se habla de responsables entonces son los guerrilleros. Después de estar ejerciendo nuestro legítimo derecho a la rebelión, entonces resulta que los únicos responsables somos nosotros y eso no es así.

CB: ¿Ustedes están dispuestos a que se puedan pagar condenas de manera distinta a la cárcel?

MC: Nosotros no estamos cerrados a estudiar esa posibilidad, pero cuando veamos nosotros que de verdad el ánimo es resolver el conflicto y no fustigar el derecho a la rebelión que nosotros ejercemos.

CB: Ustedes en un comunicado hablan de que en la nueva Colombia el poder y el monopolio de las armas debe estar en el Estado. ¿Están hablando ya de dejación de armas como decisión?

MC: Nosotros lo tenemos allí. Lo que tenemos que hacer es sacar la armas de la política, pero para sacar las armas de la política, tanto las nuestras en defensa de nuestra vida como las del Estado con sus paramilitares en ofensa de la vida de las mayorías, si dejamos que las armas no sean necesarias y las sacamos de la política, entonces hay que tener una garantías para hacer política, hay que tener unas garantías para hacer oposición y si eso ocurre no son necesarias las armas… ese es el planteamiento nuestro.

CB: ¿Y esa nueva determinación sería al final de este proceso de La Habana o cuando vaya a ser ratificado por los colombianos?

MC: Habrá que atenernos al proceso en que estamos, allí la comisión técnica esta trabajando el cese de fuego y la dejación de armas. Esa comisión está trabajando el tema para acercar las posiciones.

CB: De la Calle presidente. ¿Cómo vieron esa propuesta?

MC: Yo prefiero no comentar, me parece que falta mucho tiempo para esos temas.

CB: ¿Prefieren seguir conversando con Santos?

MC: Claro en eso estamos, ese es nuestro compromiso.

noticiascaracol.com