‘Timochenko’ y otros jefes guerrilleros cuestionan a varios medios de comunicación y les sugieren cómo se debe hacer el oficio. Imagen de archivo
‘Timochenko’ y otros jefes guerrilleros cuestionan a varios medios de comunicación y les sugieren cómo se debe hacer el oficio. Imagen de archivo

www.fuerzasmilitares.org (05JUN2015).- Desde cuando el Gobierno y las FARC se sentaron a dialogar en noviembre del 2012, los guerrilleros se convirtieron en protagonistas de la agenda de los medios de comunicación de Colombia y de muchos lugares del planeta.

A diario, los comunicados pronunciados por la delegación de paz de las FARC se reproducen, además de decenas y decenas de entrevistas le han dado amplio juego a lo que piensan los jefes guerrilleros que durante décadas ocultaron su rostro en las selvas y montañas de Colombia.

Tal exposición mediática de las FARC ha exasperado a los más críticos del proceso de paz y hasta a la propia delegación del Gobierno, que ha dicho en reiteradas oportunidades que una cosa es lo que se habla en la mesa y otra muy diferente la que relata la guerrilla cuando tiene un micrófono enfrente. El uribismo se queja que esa exposición ha generado un “protagonismo inusitado de  las FARC, tanto en el ámbito nacional como en el internacional.

A pesar de ello, el máximo comandante de la guerrilla, Rodrigo Londoño Echeverry, ‘Timochenko’ (o 'Timoleón  Jiménez', como lo llaman sus camaradas), está molesto con la prensa nacional. A tal punto que en un comunicado se atreve a sugerir qué se debe ‘encomillar’ y hasta qué respuestas tienen que publicar los periodistas que hagan entrevistas a los delegados de las FARC en Cuba.

“La paz, los editoriales y la mala prensa”. Así titula su más reciente columna el máximo comandante de las FARC. En 12 párrafos se queja de un editorial de El Espectador y de la entrevista a ‘Pastor Alape’ publicada el domingo en el diario El Tiempo.

La andanada contra El Espectador

A ‘Timochenko’ le molestó sobre manera que el editorialista de El Espectador (como lo llama), para referirse a los acuerdos sobre el desminado del territorio colombiano, hubiera encomillado una frase textual de Henry Castellanos, ‘Romaña’, las cuales este guerrillero leyó en La Habana el pasado jueves 30 de mayo cuando leyó un comunicado.

“… si la extracción de todo ese material tiene como propósito la tranquila llegada de las tropas, del paramilitarismo y las bandas criminales, nada se habrá conseguido. Sí es así no más, es mejor dejar todo quieto”, leyó ‘Romaña’.

Para El Espectador, esta afirmación es lamentable porque suena a una nueva excusa, y dice que “ya está bueno” de ese “sí pero no” de las FARC, sobre todo “a estas alturas del proceso”.

‘Timochenko’ rectifica. “No sé cómo llamarán eso en materia de ética periodística, pero para una persona decente suena a descontextualización, a inducción de falsos contenidos, a mala fe”, dice al referirse a la cita de la frase de ‘Romaña’.

También aclara cuando ‘Romaña’ no es “negociador”, como el diario lo presenta, sino que es apenas integrante de la Subcomisión Técnica y no oficia como negociador. Tal vez el jefe guerrillero desconoce que la ley de orden público, la misma que le permitió viajar a Cuba, señala que sólo aquellos que tengan la condición de negociador son a quienes se les suspende las órdenes de captura. Como pasa en este caso.

Y por si fuera poco, se queja de que el diario acompañe el nombre de ‘Romaña’ con la palabra “alias”, “como para señalar su condición de malvado delincuente sin mayor crédito”, según ‘Timochenko’.

Pero el jefe guerrillero no se contiene. Como el editorial de El Espectador citó las cifras oficiales sobre minas sembradas, así como las de las víctimas de las mismas, para él no son válidas por provenir de “las oficinas de propaganda de las Fuerzas Militares.

Timochenko dice: “Recurrir al simplismo, como hace el editorial del diario El Espectador, de atribuir a las FARC de modo exclusivo la siembra de minas antipersona, y de señalar que esa conducta obedece a nuestro afán de intimidar poblaciones para ejercer dominio sobre los territorios, es dejar de plano la objetividad informativa para dar paso a la toma de una posición a favor de determinados intereses, que no son propiamente los de las comunidades que se dice defender”.

También hubo para 'El Tiempo'

Y quizá guardando su equilibrio informativo, también se queja del otro diario capitalino. El domingo, El Tiempo publicó una entrevista con ‘Pastor Alape’ en la que este guerrillero se mostró más flexible en algunas posiciones que el resto de sus camaradas de las FARC, por ejemplo, en el tema de la justicia transicional.

“Entiendo que llegan a La Habana presentándose como muy amplios, dispuestos a conversar sobre todo y a publicar lo dicho. Pero su propósito es otro, ir por lo que les interesa y desechar lo demás. Las FARC-EP no hemos vetado ningún tema en la Mesa, ni siquiera la justicia transicional, las condenas o las penas alternativas. Pero no aceptaremos que se nos impongan como hechos cumplidos. Algo de eso dijo ‘Pastor’ y ahora tienen armado un bullicio. Eso querían y nada más”, dijo el jefe máximo de esa guerrilla.

Aunque el jefe guerrillero no admite que los medios les han dado la mayor pantalla de la historia a las FARC, quizá similar a la de la época del Caguán, ‘Timochenko’ se queja de la forma como los medios informan y hasta sugiere cómo deberían hacerlo. Desde las montañas de Colombia (como firma el comunicado), el comandante de las FARC dicta cátedra de periodismo.

semana.com