De izquierda a derecha, el presidente de la Cámara de Diputados de Uruguay, Alejandro Sánchez; la representante a la Cámara por el partido Alianza Verde de Colombia, Ángela María Robledo; y el vicepresidente de Uruguay, Raúl Sendic, participan en el primer Foro Parlamentarios por la Paz de Colombia.
De izquierda a derecha, el presidente de la Cámara de Diputados de Uruguay, Alejandro Sánchez; la representante a la Cámara por el partido Alianza Verde de Colombia, Ángela María Robledo; y el vicepresidente de Uruguay, Raúl Sendic, participan en el primer Foro Parlamentarios por la Paz de Colombia.

www.fuerzasmilitares.org (08JUN2015).- El apoyo al proceso de paz que se desarrolla en La Habana, no es poco. Este sábado legisladores latinoamericanos e reunieron en Montevideo (Uruguay) con la intención de conformar una red parlamentaria, como espacio alejado de las "naciones y de las banderas partidarias",

para combatir "la máquina de guerra" y para ponerle fin al conflicto armado en Colombia.

Esta reunión, celebrada en el marco del II Foro por la Paz que se realiza en el país, finalizó este sábado con la lectura de un manifiesto en el que se comprometieron a luchar conjuntamente por la paz.

En el encuentro participaron legisladores de Argentina, Brasil, Uruguay, Paraguay y Venezuela, así como una parlamentaria de la Cámara autonómica del País Vasco de España, Diana Urrea, perteneciente a la formación política Euskal Herria Bildu.

"Dijimos que vinimos a que nos ayuden, a que contribuyan a parar esta máquina de la guerra en Colombia (...) que ha convertido en víctimas a más de 7,5 millones de hombres, mujeres, niños, viejos, indígenas, afros...", dijo Ángela María Robledo, representante de la Cámara colombiana encargada de la lectura del manifiesto.

El texto consensuado por los legisladores resalta que las "poblaciones civiles, urbanas, campesinas, comunidades afro y pueblos indígenas" son los principales sectores vulnerados en sus derechos por el conflicto armado entre el Gobierno de Colombia y las Fuerzas Armadas Revolucionarias de Colombia (FARC).

Un conflicto que se alarga desde hace más de 50 años y que, según el manifiesto, se mantiene debido a que "existen sectores poderosos a los cuales les interesa especialmente que las negociaciones de paz fracasen pues su negocio es la guerra y el despojo territorial".

Por todo ello, destacaron la necesidad de la conformación de una red de parlamentarios para la paz en Colombia, un espacio alejado de las "naciones y de las banderas partidarias" con el objetivo de construir un América Latina "libre de conflictos".

"Ojalá los prejuicios y las heridas no priven a Colombia definitivamente de sellar su paz ahora. Ha costado mucho y estamos en otra época donde creo que la guerra cada día tiene menos sentido", dijo el expresidente uruguayo José Mujica, presente en la lectura del manifiesto.

Del mismo modo, los parlamentarios adquirieron el compromiso de convocar instancias de diálogo en las próximas cumbres de la Celac, Unasur y Mercosur así como en otros Parlamentos de integración en la región.

"No queremos ni un solo muerto más en Colombia en esta guerra de conflicto entre hermanos y hermanas", sentenció Robledo para finalizar la narración del documento.

El vicepresidente de Uruguay, Raúl Sendic, también participó en el cierre de este encuentro parlamentario y destacó que su Gobierno se esforzará para que el diálogo de paz que se está desarrollando "termine con éxito" y se logre una "paz duradera para Colombia, que lo necesita", aseveró.

"Espero que a su vez esto permita no solamente la salida hacia la paz sea duradera sino que también Colombia avance en los niveles de dignidad, de justicia y de equidad que en América Latina estamos construyendo", dijo Sendic.

El conflicto entre Colombia y las FARC se recrudeció el pasado 22 de mayo cuando los guerrilleros suspendieron un alto el fuego unilateral, el cual mantenían desde el 20 de diciembre de 2014, tras la muerte de 27 de sus miembros en un bombardeo de la Fuerza Aérea Colombiana en el departamento del Cauca, en el suroeste del país.

El Gobierno de Colombia y las FARC anunciaron ayer en La Habana su decisión de poner en marcha una Comisión de la Verdad, una vez firmado un acuerdo definitivo de paz, que será un mecanismo "independiente e imparcial de carácter extrajudicial".

Enfocada al reconocimiento de las víctimas, esta comisión tendrá el objetivo de esclarecer las violaciones a los derechos humanos y al derecho internacional humanitario cometidas durante el conflicto.

Por su parte, Diana Urrea aseguró que su presencia en este foro se debe a la intención de su grupo político de "transmitir" que Colombia está en favor del proceso de paz "al igual" que EH Bildu lo está en "el proceso de paz en Euskal Herria" y expresó que desde su formación esperan "la solidaridad del resto de pueblos"

Otros políticos que estuvieron presentes en esta reunión de legisladores fueron la exsenadora colombiana Piedad Córdoba y el presidente de la Cámara de Representantes de Uruguay, Alejandro Sánchez.

Hoy también comenzó la segunda parte del II Foro por la Paz en Colombia, en la cual más de cien organizaciones sociales intercambiarán hasta el próximo domingo posturas y plantearán propuestas para el avance de la paz en la región.

El desplazamiento forzado, la migración y el refugio internacional, la criminalización del pensamiento crítico, las políticas antidrogas y la injerencia extranjera en América Latina y el Caribe serán algunos de los asuntos que se abordarán en estas mesas de trabajo.

semana.com