Diego Fernando Mora aseguró que no se accedió a la petición de los secuestradores. Imagen de archivo
Diego Fernando Mora aseguró que no se accedió a la petición de los secuestradores. Imagen de archivo

www.fuerzasmilitares.org (20JUN2015).- En diálogo con Blu Radio, el director de la Unidad Nacional de Protección (UNP), Diego Fernando Mora aseguró que no pago por el rescate de su hija, plagiada en la noche del pasado 4 de junio en el centro de Cúcuta (Norte de Santander).

“No hubo ningún pago de recompensa”, señaló Mora al indicar que ni él ni ningún miembro de su familia entregó dinero para que la menor de edad fuera dejada en libertad por sus captores, reiterando que no se accedió nunca a esta pretensión.

“Evidentemente hay un operativo debidamente planeado por la Policía y que gracias a Dios hasta ahora va bien porque esto no ha terminado y aquí falta gente”, aseguró Mora al hacer referencia a uno de los apartes de la imputación de cargos hecha por la Fiscalía General en contra de los tres hermanos Peñaranda el pasado sábado.

Durante la diligencia judicial, la fiscal del caso sostuvo que los procesados harían recibido una parte del dinero que le estaban exigiendo a los padres de la menor por su liberación. En este sentido señaló un intermediario les entregó un maletín a los secuestradores en un sector conocido como La Laguna (vía Cúcuta-Salazar).

En la investigación se pudo establecer que el emisario le entregó la suma de dinero –que no fue especificada en la audiencia- a dos personas que portaban pasamontañas con el fin que liberaran a la menor de edad,plagiada en la noche del 4 de junio en la capital de Norte de Santander cuando el vehículo en el que se movilizaba fue interceptado.

Según la Fiscalía General durante el operativo de captura adelantado en la tarde del pasado viernes en el barrio Aguas Calientes de Cúcuta las autoridades les incautó a los ahora procesados una suma de 17 millones de pesos. Se busca establecer si este fue el dinero que se le entregó por este caso o se trata de otro secuestro.

La fiscal del caso sostuvo que la menor de edad identificó a sus captores por medio de un registro fotográfico. Los familiares de los procesados calificaron este caso como “un falso positivo” de la Fiscalía General,asegurando que todo esto se debe al afán de mostrar resultados en este caso.

Los tres procesados se declararon inocentes de los delitos de secuestro extorsivo y porte ilegal de armas. Un juez de control de garantías de Cúcuta los cobijó con medida de aseguramiento en centro carcelario.

elespectador.com