A-29 Super Tucano de la Fuerza Aérea Colombiana
A-29 Super Tucano de la Fuerza Aérea Colombiana. © www.fuerzasmilitares.org 

www.fuerzasmilitares.org (05AGOS2015).- Las derrotas militares más graves que han recibido las FARC a lo largo de su historia, vinieron del cielo. Sus comandantes “Raúl Reyes”, “Mono Jojoy”, “Alfonso Cano”, “Román Ruiz”, “Martín Caballero” y “Negro Acacio”, entre otros, murieron tras una lluvia de bombas y misiles que sacudieron sus campamentos en lo profundo de la selva, disparados desde aviones y helicópteros.

Los ataques aéreos significan la ventaja militar para el Estado en la lucha contra la insurgencia, por eso la orden presidencial de suspenderlos tiene profundas implicaciones. Para Juan Manuel Santos, el mandatario de los colombianos, significa un acto de retribución al cese unilateral del fuego, en el marco del acuerdo para desescalar el conflicto.

Las Farc lo perciben como “una medida que contribuye a generar un clima de confianza para avanzar en la discusión de los temas pendientes del Acuerdo General de La Habana”, según redactaron.

El senador Álvaro Uribe, líder del principal partido de oposición (Centro Democrático), lo ha catalogado como “un cese bilateral disfrazado e inconstitucional”, que “pone la seguridad de la República en manos del terrorismo”.

La clave es la persistencia

Fuentes de las Fuerzas Militares, que hablaron bajo la condición de anonimato por las actuales implicaciones políticas del tema, señalaron que la importancia de los ataques aéreos va mucho más allá de la muerte de los objetivos de alto valor del enemigo.

“Son trascendentales las operaciones de persistencia, cuando se hacen sobrevuelos y bombardeos diarios, porque eso no permite que los terroristas se agrupen en más de 10 individuos”, narra un oficial.

Por esa estrategia, para los subversivos es peligroso pasar más de dos noches en un mismo lugar, lo que les dificulta la logística y el abastecimiento de medicinas, alimentos y armas en sus refugios.

El coronel (r) John Marulanda es analista del conflicto y cofundador de la Aviación del Ejército, con cursos de piloto aéreo de combate en la milicia de E.U. Advierte que la implementación de los bombardeos significa la supremacía en la tercera dimensión del campo de batalla, la aérea.

“Y también en tierra, pues gracias a la tecnología de visión nocturna, se ejecutan desembarcos de tropa en la oscuridad”, agrega.

La desventaja obligó a las FARC a incluir en su Plan Renacer (2009) la urgencia de adquirir arsenal antiaéreo y construir búnkeres subterráneos, como los que habitaba el fallecido “Mono Jojoy”, y que ahora son inútiles ante el desarrollo de las bombas para la guerra de Afganistán por parte de E.U., el principal aliado militar de Colombia.

“Con los ataques aéreos, el Estado afectó el C3 de las FARC: comando, control y comunicaciones”, cuenta Marulanda.

A su juicio, la suspensión de bombardeos tiene una doble implicación: que los rebeldes ahora podrán concentrarse en sus campamentos y que eso al mismo tiempo los hace un blanco vulnerable en caso de ruptura de la tregua.

Eso ocurrió el pasado 21 de mayo en Guapi, Cauca, donde murió alias “Jairo Martínez”, negociador insurgente en la mesa de diálogos. Según la fuente militar, “en el bombardeo murieron al menos 60 guerrilleros. Oficialmente pudimos verificar 27 cadáveres, pero por inteligencia sabemos que fueron muchos más. Lo que pasa es que ellos esconden sus muertos para no desmoralizar a sus frentes” 

Ranking

1. OPERACIÓN FÉNIX

 

OBJETIVO: Luis Édgar Devia Silva, alias “Raúl Reyes”.

FECHA: Marzo 1/2008.

LUGAR: Sucumbíos, Ecuador.

AERONAVES: Aviones Súper Tucano y helicópteros Black Hawk.

IMPACTO: El campamento madre de “Raúl Reyes”, el número dos de las Farc, fue bombardeado con misiles inteligentes guiados por satélite y luego atacado por tropas en tierra. Murieron el líder subversivo y 22 subalternos, al igual que un soldado. Este hecho constituyó la primera baja de un miembro del Secretariado y generó una crisis diplomática con Ecuador y Venezuela, que lo tildaron de “masacre” y “violación a la soberanía”.

 

2. OPERACIÓN SODOMA

 

OBJETIVO: Víctor Julio Suárez Rojas, alias “Mono Jojoy”.

FECHA: Septiembre 22/2010.

LUGAR: La Macarena, Meta.

AERONAVES: Aviones Súper Tucano y K-fir, helicópteros Arpía.

IMPACTO: la Fuerza Aérea descargó siete toneladas de bombas contra el campamento de “Mono Jojoy”, que incluso estaba dotado con una especie de búnker subterráneo. Murió el integrante del Secretariado y máximo líder militar de las Farc, así como 20 guerrilleros. En el asalto fallecieron dos soldados en medio de combates para asegurar el lugar, que duraron 24 horas.

3. OPERACIÓN ODISEO

 

OBJETIVO: Guillermo León Sáenz Vargas, alias “Alfonso Cano”.

FECHA: Noviembre 4/2011.

LUGAR: El Cañón de las Hermosas, Cauca.

AERONAVES: Avión Hércules C-130 (transporte), aviones Plataforma y Súper Tucano A-37 y A-29, y helicópteros Arpía.

IMPACTO: El campamento fue bombardeado y después asaltado por las Fuerzas Especiales. “Alfonso Cano” y un puñado de personas de confianza se escabulleron y ocultaron en la maleza cercana. En la oscuridad de la noche, un soldado lo dio de baja de un disparo. En ese entonces, Sáenz era el máximo jefe de las Farc.

4. OPERACIÓN SOL NACIENTE

 

OBJETIVO: Tomás Medina Caracas, alias “Negro Acacio”.

FECHA: Septiembre 2/2007.

LUGAR: Barrancominas, Guainía.

AERONAVES: Aviones Tucano y helicópteros Black Hawk.

IMPACTO: El “Negro Acacio” era líder del frente 16 de las Farc y uno de los principales narcotraficantes de la organización, con enlaces internacionales. De hecho, fue el primer cabecilla insurgente solicitado en extradición por E.U. Murió en un bombardeo a su campamento, al lado de 16

5. OPERACIÓN COLOMBIA

 

OBJETIVO: La toma de Casa Verde, sede del Secretariado.

FECHA: Diciembre 9/1990.

LUGAR: La Uribe, Meta.

AERONAVES: Aviones de combate K-fir, T-33, AT-37 y AC-47; helicópteros Black Hawk UH-60 y UH-1H.

IMPACTO: Las FF.MM. atacaron la sede central del Estado Mayor y el Secretariado de las Farc. Tras una lluvia de bombas contra las estructuras, 1.500 tropas asaltaron el lugar. Se confirmó la muerte de 50 insurgentes y 19 militares. Escaparon “Tirofijo”, “Raúl Reyes”, “Alfonso Cano” y “Timochenko”, pero las Farc perdieron su central de mando unificado.

6. BOMBARDEOS DESTACADOS

 

Gustavo Rueda Díaz, alias “Martín Caballero”, era cabecilla del frente 37 de las Farc y miembro del Estado Mayor. Era conocido como “el terror de la Costa Caribe”. Murió junto a 18 subversivos en un bombardeo en la Operación Alcatraz, el 24/10/07, en El Carmen de Bolívar (Bolívar).

7. Pedro Nel Daza (“Jairo Martínez”), miembro del frente 14 de las Farc, y quien había sido negociador en Cuba, murió junto a 26 insurgentes en un bombardeo en Guapi, Cauca (21/5/15). Esto originó la terminación del cese unilateral del fuego de las Farc en ese momento.

8. En un bombardeo el 25/5/15 en Riosucio, Chocó, murieron dos cabecillas de las Farc: Alfredo Alarcón (“Román Ruiz”), comandante del Bloque Noroccidental; y Adán García (“Emiro Chaqueto”), tercero al mando del frente 36 y quien había sido negociador en La Habana.

9. Luis Carlos Durango (“Jacobo Arango”) era cabecilla del frente 5 de las Farc y miembro del Estado Mayor Central. Murió con otros cinco insurgentes en un bombardeo en Tierralta, Córdoba (31/1/13).

10. Las FF.MM. ejecutaron la Operación Soberanía, atacando por primera vez un santuario de las nacientes Farc, que ellos denominaban la “República Independiente de Marquetalia”. El bombardeo y posterior asalto fue el 18/5/64 en Planadas, Tolima. Sobrevivieron “Tirofijo” y otros cofundadores de la agrupación.

elcolombiano.com