El Ejército implementará 70 puntos de transparencia que exige la Otan para instituciones de primer nivel.
El Ejército implementará 70 puntos de transparencia que exige la Otan para instituciones de primer nivel.

www.fuerzasmilitares.org (19OCT2015).- El coronel César Henry Rodríguez Giraldo tuvo a su cargo, durante varios años, una de las áreas más sensibles del Ministerio de Defensa: la Dirección de Contratación de la Agencia Logística de las Fuerzas Militares, que les provee bienes, servicios y obras a la Armada, la Fuerza Aérea y el Ejército por montos que superan el billón de pesos al año.

Por su experiencia, en enero fue nombrado director de la recién creada Central Administrativa y Contable (Cenac) de Ingenieros del Ejército, que maneja la inversión y la contratación de al menos seis dependencias, como la Policía Militar, el Batallón Baraya, la Escuela de Ingenieros, la Jefatura de Ingenieros Militares y la Brigada de Construcción.

Pero el curtido oficial tan solo duró cuatro meses en el cargo. Algunos de sus compañeros dicen que fue trasladado al Comando General de las Fuerzas Militares “por problemas de entendimiento entre funcionarios” y rumores de que venía siendo investigado por contrainteligencia.

De hecho, hace un par de semanas, cuando pidió la baja, el propio oficial dijo que lo estaban investigando por supuestamente vivir en un búnker blindado de más de 3.000 millones de pesos y rodar en un convertible último modelo.

Lo concreto es que, semanas después de su salida de la Cenac de Ingenieros, Rodríguez le hizo llegar una carta al general Alberto Mejía, comandante del Ejército, en la que señala con nombre propio a oficiales, contratistas y abogados externos que, según él, estarían inmersos en irregulares vinculadas a la entrega de contratos por más de 8.000 millones de pesos.

¿Un cambiazo?

En el documento, de 27 páginas, asegura que su segundo a bordo, el coronel John Neftaly Vargas, ordenador del gasto, dirigía las licitaciones y entregaba datos reservados a personal externo. Incluso, afirma que descubrió información adulterada en un millonario proceso de suministro de materiales de construcción para los alojamientos especiales en la Decimoquinta Brigada, en Chocó; en la Brigada de Comunicaciones, situada en Facatativá, y en el Fuerte Militar de Larandia (Caquetá). Según el oficial, las dos ofertas que se presentaron incurrían en causal de rechazo y la licitación, tasada en 3.000 millones, debió declararse desierta. Pero, asegura, se alteraron los documentos para que ganara la empresa Soluciones Integrales Unión S. A. S. (SIU).

“La oferta económica presentada el día del cierre (de la licitación) por SIU es CAMBIADA (la mayúscula es del original), ya que no es la misma que reposa actualmente en la carpeta maestra del proceso”, argumentó Rodríguez. Y agregó que la asesora jurídica de la Cenac Ingenieros, la cabo primero Carolina Castaño, revisó las ofertas y puede dar fe de que estaban inmersas en causales de rechazo.

El general Alberto Mejía, comandante del Ejército, le dijo a EL TIEMPO que de manera inmediata trasladó la denuncia a la Inspección de esa fuerza y relevó a todo el personal de la Cenac de Ingenieros.

Rodríguez fue enviado a una dependencia del Comando General y a Vargas lo dejaron a disposición de la jefatura de operaciones.

De manera paralela, el general Jairo Salguero, inspector del Ejército, delegó a dos coroneles para que verifiquen, punto por punto, las denuncias que contiene la carta. Lo que se busca establecer es si el coronel Rodríguez, con el apoyo de un oficial retirado, intenta anticipársele a una posible investigación en su contra, y si es cierto que varios de los procesos de contratación fueron dirigidos para favorecer a uno de los proponentes. No se descarta que se estuvieran registrando ambos escenarios.

Lo que llama la atención es que a la Fiscalía acaba de llegar otra denuncia, del empresario Jorge Enrique Gallego, quien sostiene que en la Agencia Logística de las Fuerzas Militares también se habría favorecido al mismo contratista: SIU. Gallego, que radicó la misma denuncia ante la Contraloría, no quiso hablar sobre el tema. Este diario buscó a los coroneles Rodríguez y Vargas para conocer su versión, pero no respondieron sus celulares.

La versión de SIU

Felipe Useche, abogado de SIU, aseguró que desconocían los señalamientos en contra de su firma. “Parece ser una manifestación temeraria, que deberá ser probada ante los organismos competentes”, dijo. Y aseguró que sí cumplieron con los requisitos para ganarse la licitación.

“El coronel Rodríguez debió haber dicho que la oferta no cumplía, pero no lo hizo y se continuó con el trámite normal del proceso de contratación hasta la adjudicación”, explicó Useche.

Y dijo que SIU lleva más de 20 años participando en procesos de contratación con entidades públicas, que no siempre ganan y que, al competir con otros interesados, se asume el riesgo de ser denunciado por cualquier circunstancia. “Generalmente denuncian los que no ganan y lo que buscan es enlodar nuestro nombre”, puntualizó.

Esta semana se conocerán los primeros resultados de las investigaciones internas y se sabrá si el coronel Rodríguez miente o si tiene pruebas para soportar las denuncias de las que habla en la carta. De ser así, el caso pasaría a la justicia ordinaria.

‘En el Ejército no vamos a tolerar la corrupción’, dice su comandante

El general Alberto José Mejía Ferrero, comandante del Ejército, dijo que para su institución es estratégico potenciar el tema de la transparencia.

Y explicó que, en casos como el denunciado por el coronel César Rodríguez, lo primero es relevar a todo el personal de la unidad involucrada.

“Después, procedimos a establecer una comisión que verifique cuál es la realidad, ya que tenemos información de que hay intereses para tratar de hacer un daño institucional. Aquí no vamos a tolerar ningún acto de corrupción”, afirmó el alto oficial. Y agregó que, la semana pasada, reunió a los directores de las 13 centrales administrativas (Cenac) que hay en el país y a sus contadores, y que él mismo les dio directrices sobre transparencia. Además, ordenó que los jefes de esos estamentos sean sometidos a pruebas de polígrafo cada semestre. La Inspección del Ejército, por su parte, ordenó auditorías a esas dependencias sobre todos los procesos de contratación. Y la Jefatura de Logística llevará un registro de cumplimientos de metas. A eso se suma que el Ejército acaba de crear una jefatura especial de lucha por la transparencia, que recogió los 70 puntos del manual de la Otan para que los ejércitos puedan ser certificados al nivel de las grandes potencias. “Ese manual entrará a regir de manera obligatoria a partir del primero de enero del 2016”, explicó Mejía.

Además, los jefes de estado mayor ejecutivos y ordenadores del gasto deben pasar un curso sobre normativa de contratación antes de asumir esos cargos.

eltiempo.com