Generales en retiro celebran que no se ponga a soldados en mismas condiciones de guerrilleros.
Generales en retiro celebran que no se ponga a soldados en mismas condiciones de guerrilleros.

www.fuerzasmilitares.org (18DIC2015).- La jurisdicción especial para la paz dada a conocer este martes desde La Habana (Cuba) contempla en uno de sus apartes que los agentes del Estado que hayan cometido delitos, incluso violaciones del Derecho Internacional Humanitario en el marco del conflicto, “recibirán tratamiento especial, simultáneo, equilibrado y equitativo basado en el mismo DIH”.

Así quedó establecido en el texto del acuerdo, que además señala que los agentes del Estado que hagan parte de esta justicia especial también deberán aportar la plena verdad, reparar a las víctimas y garantizar la no repetición de los hechos, columna vertebral de este punto de la negociación.

De acuerdo con el documento, “aportar verdad significa relatar de manera exhaustiva y detallada las conductas cometidas y las circunstancias de su comisión, así como las informaciones necesarias y suficientes para atribuir responsabilidades”.

Partiendo de esas informaciones, que se espera sean “necesarias y suficientes”, se establecerán responsabilidades.

Está en ningún caso “podrá fundarse exclusivamente en el rango” del investigado. “La responsabilidad de los miembros de la Fuerza Pública por los actos de sus subordinados deberá fundarse en el control efectivo de la respectiva conducta, en el conocimiento basado en la información a su disposición antes, durante y después de la realización de la respectiva conducta”, señala el acuerdo firmado en Cuba.

El tratamiento especial que reciban los miembros de la Fuerza Pública tendrá en cuenta “los parámetros operacionales establecidos por el DIH”, es decir, si se cumplieron las reglas que se imponen dentro del llamado derecho de la guerra. Por eso, los llamados ‘falsos positivos’, como los de Soacha, no entrarán en esta jurisdicción, pero sí los que hayan ocurrido con ocasión del conflicto.

Aunque el sistema contempla penas alternativas de entre 5 y 20 años, en el caso de los agentes del Estado las sanciones aún no se han pactado. (Vea: Acuerdo 'sustituye a la justicia para absolver a Farc': Uribe)

Frente a este tema, el presidente Juan Manuel Santos señaló que, como lo había prometido, “cualquier beneficio que se les diera a las Farc en materia de justicia, se les daría también a los miembros de nuestra Fuerza Pública” y “sería un tratamiento diferenciado, pero no más severo”.

El acuerdo logrado en La Habana fue celebrado por el general en retiro Néstor Ramírez Correa, presidente del Cuerpo de Generales y Almirantes, quien dijo que “no puede ponerse en las mismas condiciones a los soldados que han defendido la Patria” y a quienes integran grupos al margen de la ley.

El presidente de Acore, el general (r) Jaime Ruiz, indicó que espera que se cumpla el precepto de juzgar a los militares de una manera diferenciada. “Ahora queda la duda de la forma en la que se elegirán los magistrados, hay mecanismos un poco confusos para esos nombramientos”, aseguró general. (Lea: 'Este es el primer acuerdo sin una amnistía general': Iván Márquez)

Por su parte, el general Luis Ernesto Gilibert, exdirector de la Policía, sostuvo que el anuncio lo “recibe con optimismo, pero cauteloso”, y dijo: “Esto hay que mirarlo, porque como está presentado está muy bien, pero hay que llevarlo a sus justas proporciones. Hay conceptos que deben ser debatidos”.

A su turno, el general (r) Harold Bedoya, excomandante de las Fuerzas Militares, se mostró en desacuerdo con el tema y señaló que “no le encuentra ni pies ni cabeza al acuerdo”. A su juicio, cuando este “pase a manos de la Corte Constitucional podría caerse, porque la Constitución dice que todos somos iguales ante la ley y no pueden crearse leyes para favorecer a algunos”.

Antes de conocerse todo el acuerdo con las Farc, el procurador Alejandro Ordóñez dijo que espera “leerlo con detenimiento, y entre líneas”. Afirmó que las Farc “no pueden quedarse con ningún alfiler” y que “con sus extensísimas fortunas deben reparar a las víctimas”.

eltiempo.com