El grupo insurgente pidió la reubicación de varios miembros encarcelados que, según dicen, son agredidos e incluso abusados por
El grupo insurgente pidió la reubicación de varios miembros encarcelados que, según dicen, son agredidos e incluso abusados por "bandas de presos" paramilitares. Imagen de archivo

www.fuerzasmilitares.org (16ENE2016).- Las FARC pidieron el viernes la reubicación "inmediata" de sus guerrilleros encarcelados, a raíz de presuntos atropellos de la guardia penitenciaria que incluyen vejámenes a las mujeres.

"Se hace necesario, como medidas inmediatas que pongan fin a estas arbitrariedades y atropellos, la ubicación de todos los prisioneros (...) en cárceles y patios separados de los demás prisioneros", señaló el grupo armado en un comunicado leído en La Habana, sede de los diálogos de paz con el Gobierno.

Las FARC justificaron esa propuesta ante las "agresiones" que, según esa guerrilla, están enfrentando miembros de sus tropas en prisión, y señalaron que esos abusos están en contravía del proceso de paz que negocian con el Gobierno para poner fin a más de medio siglo de lucha armada.

Las prisioneras, detallaron, son obligadas a "desnudarse para ser requisadas hasta lastimarles sus zonas genitales cada vez que a la guardia (...) se le antoja" o, en el caso de los hombres, son extorsionados o abusados en las cárceles por "bandas de presos" conformadas, entre otros, por paramilitares.

Según las FARC, la situación más grave se registra en las cárceles de mujeres del Buen Pastor y La Picota, ambas en Bogotá.

Por su parte, el Inpec prometió que investigará las denuncias, pero recalcó que sus funcionarios actúan bajo protocolos de derechos humanos que no permiten desnudar a las prisioneras.

"Nos parece muy extraña la denuncia, pero no estamos ni desmintiendo ni afirmándola, somos los primeros interesados en que se aclare esta situación", dijo bajo reserva una fuente de ese organismo a la AFP.

Las FARC, que según sus líderes tienen en prisión a unos 1.200 combatientes, advirtieron sobre el riesgo de "un desenlace indeseado" por cuenta de los enfrentamientos en las cárceles, y pidieron al Comité Internacional de la Cruz Roja y agencias humanitarias de la ONU "pronunciarse sobre esta problemática".

"El Estado colombiano y el gobierno del presidente Santos no pueden seguir soslayando su responsabilidad frente al cumplimiento de sus compromisos internacionales" con los derechos humanos, agregó.

Desde finales del año pasado, las FARC están denunciando agresiones a los rebeldes presos, tras el indulto a 30 guerrilleros anunciado por Santos el 22 de noviembre.

semana.com