'Pablito' domina el 60 % del Eln y está buscando alianzas con disidentes de las Farc.
'Pablito' domina el 60 % del Eln y está buscando alianzas con disidentes de las Farc.

www.fuerzasmilitares.org (01MAR2016).- Alias Pablito y Gustavo ya están reclutando a miembros de las Farc que se oponen a los diálogos.

Gustavo Aníbal Giraldo Quinchía tiene 48 años, el control de la extorsión a petroleras en Arauca, injerencia en las administraciones locales, hombres bajo su mando en Boyacá, Casanare, Chocó, Cesar y Nariño, y la ascendencia suficiente en la guerrilla del Ejército de Liberación Nacional (Eln) para mantener cerrada la puerta de los acercamientos de paz con el gobierno Santos. (Lea: 'Pablito' y Venezuela, los dos dilemas del Eln)

Completa un año exacto en el llamado Comité Central del Eln (Coce), al que lo llevaron con el propósito de que dejara de ser una rueda suelta e incluirlo en la fase exploratoria de un posible diálogo y posterior desmovilización. Pero Giraldo, conocido con el alias de Pablito, tomó distancia del proceso y desató una ofensiva militar que hasta ahora deja tres policías asesinados por francotiradores en Nariño, un conato de paro armado en Arauca y Chocó y dos torres eléctricas derribadas en el sur del Cesar que afectaron a 200.000 personas.

También se le atribuye el atentado que cobró la vida, este viernes, de tres policías en Aguazul, Casanare, y que dejó a siete heridos; del crimen de otro uniformado en Norte de Santander y del robo de armas a una comisión del CTI en Cauca.

Aunque Nicolás Rodríguez Bautista, alias Gabino, es el jefe natural del Eln, no ha podido alinear a toda la tropa en torno a los acercamientos con el gobierno Santos, que adelantan desde el 2014. Al respecto, fuentes oficiales confirman que ‘Pablito’ tiene el dominio sobre el 60 por ciento del Eln, grupo que suma en sus filas cerca de 1.500 guerrilleros y a por lo menos 3.000 milicianos.

Ese poder lo consolidó al convertirse en el principal financiador de los frentes de guerra, a través de rentas ilegales como la extorsión y el secuestro, pero también legales como la apropiación de parte de las regalías que reciben los municipios petroleros bajo su influencia.

Su poder es tal que se considera un ‘estado dentro del Estado’, y bajo esos parámetros está pidiendo que se desarrolle una negociación política entre iguales: “El Eln no está dispuesto a un sometimiento. El Eln está planteando una negociación política. Quieren vernos como unos terroristas, y no lo somos”, advirtió en una de sus últimas apariciones a través de un video que circula por internet.

Asesinos de policías

Se sabe que las actividades ilegales le han dado un músculo económico a ‘Pablito’ que ha convertido en armas y municiones para los diferentes frentes de guerra y en grandes predios con los que consolidó su presencia y poder en las llanuras que limitan con Venezuela, a través del frente Domingo Laín, la punta de lanza del llamado frente de guerra Oriental.

‘Pablito’, oriundo de Bogotá, llegó en los 70 a la región del Sarare, Arauca, y creció con el Laín, al que le ha inyectado recursos y táctica militar con un alcance inusitado.

Con 500 combatientes y una red de 1.500 milicianos, han hecho operaciones de guerra en departamentos vecinos como Boyacá, en donde atacaron a una patrulla militar y mataron a 12 uniformados, en octubre del año pasado. Quien ejecutó esa acción fue alias William, su hombre de confianza y quien opera en Saravena, Fortul, Tame, Arauca, Arauquita (Arauca) y Cubará (Boyacá). A solo el Laín se le atribuyen 426 incursiones armadas en los últimos 5 años, y son responsables de más de 200 atentados al oleoducto Caño Limón-Coveñas.

Pero ‘Pablito’ está buscando expandirse por todo el país. Ya nutre de armamento al llamado frente de guerra Suroriental, bajo el mando de alias Gustavo o HH, con quien viene copando los espacios que las Farc dejarían tras el firma del acuerdo de paz en Cuba.

Con ‘Gustavo’, sus tentáculos se extienden a 12 poblaciones de Nariño claves para el narcotráfico y el tráfico de armas: Ricaurte, Barbacoas, Cumbitara, El Charco, Magüí-Payán, la Llanada, Santa Cruz, Cumbal, Samaniego, Providencia y Túquerres.

Francotiradores del Eln de esas estructuras fueron quienes asesinaron el pasado 15 de febrero, en Bocas de Satinga, al patrullero Édinson Burbano y a los auxiliares de policía Jhon Oquendo y Édison Montoya. También tienen en su poder a los soldados del Ejército Jaír Villar Ortiz, secuestrado a principios del año, y a Ramón José Cabrales, en poder de la guerrilla desde el 2015.

“En esa región montaron la Escuela de Tropas Especiales y desde allí controlan narcotráfico, minería ilegal, extorsión y tráfico de armas”, dijo una fuente de inteligencia. Y agregó que alias Fernando y Harrison son las fichas de ‘Pablito’ en el Chocó.

Alianza con las Farc

Estos dos sujetos están reclutando a guerrilleros de las Farc que no están con el proceso en La Habana. Además, son la claves para el narcotráfico. Ya están recibiendo dividendos por el control de rutas y alianzas con narcotraficantes, incluida la banda criminal de ‘los Úsuga’.

“Están extorsionando a contratistas en proyectos regionales y obtienen un flujo adicional de dinero con la minería ilegal, especialmente en Mistrató, frontera entre Chocó y Risaralda. Controlan el eje vial entre Quibdó y Medellín. Además hacen presencia en Quibdó, Medio Atrato, Lloró, Bagadó (Chocó) y en Pueblo Rico (Risaralda)”, explicó el investigador.

La alianza con un grupúsculo de disidentes de las Farc ha resultado tan efectiva que gente del Domingo Laín ya se empezó a mover al Chocó, y de manera silenciosa están obteniendo dividendos por cuenta del narcotráfico.

Por todo esto, hace dos semanas, el presidente Juan Manuel Santos advirtió que al Eln lo está dejando el tren de la paz: “Se equivoca si cree que con vil asesinato de policías va a forzar diálogos. Vamos tras responsables", agregó el viernes tras el atentado en Casanare.

En los próximos días se sabrá si ‘Gabino’ logra alinear a ‘Pablito’ y si los diálogos exploratorios continúan. Mientras eso se define, el Eln sigue siendo objetivo de las Fuerzas Armadas: ayer, en Medellín, se desarticulo una red que lo nutría de armamento y a la que le pagaban con coca.

El factor Venezuela

Algunos analistas y voces en el alto Gobierno también atribuyen la postura de guerra de un sector del Eln a la intención de reincorporar a la mesa exploratoria de diálogos a Venezuela, como país mediador. No solo le conviene logísticamente a ‘Pablito’, que se siente más seguro en el país vecino. Además, sería un mecanismo para darle un nuevo aire político-internacional al gobierno Maduro, que atraviesa uno de sus momentos más difíciles. En enero, el gobierno Santos reconoció que iba a cambiar de sede de los diálogos porque Caracas se estaba convirtiendo en un obstáculo. Pero ‘Pablito’ piensa diferente.

eltiempo.com