Los bombardeos seguirán donde sea necesario, pero acciones de inteligencia serán la punta de lanza.
Los bombardeos seguirán donde sea necesario, pero acciones de inteligencia serán la punta de lanza.

www.fuerzasmilitares.org (27MAR2016).- Caída de su gran capo del narcotráfico, alias 'Guagua', el último golpe de la Operación Agamenón.

La muerte de Jairo de Jesús Durango, ‘Guagua’, el gran capo del ‘clan Úsuga’, marcó esta semana el golpe más contundente contra esa banda criminal desde la caída, en enero del 2012, de ‘Giovanny’, el entonces máximo jefe del grupo.

A esta hora, comandos de la Policía y las Fuerzas Militares barren varias zonas del municipio de Medio Baudó, en el Chocó, buscando el cadáver de ‘Guagua’, quien murió a manos de un francotirador en una fulminante operación.

Con Durango, que como todos los capos de esa banda era desmovilizado de las Auc, van 28 miembros del clan que mueren en medio de la Operación Agamenón, que desde febrero del año pasado mantiene acciones sostenidas contra el grupo ilegal en Córdoba, Antioquia y Chocó.

En 156 despliegues –que han incluido operaciones de bombardeo de la FAC–se ha logrado la captura de 785 miembros de la banda, la incautación de 23 toneladas de coca, la destrucción de 67 laboratorios para el procesamiento del alcaloide y la ocupación de 156 bienes para extinción del dominioavaluados en más de 192 mil millones de pesos.

La operación en curso se mantiene por las interceptaciones de comunicaciones que evidencian que los hombres de Durango tratan de proteger cargamentos de coca que estaban listos para su embarque en el momento de la caída del hombre que manejaba el narcotráfico de ‘los Úsuga’ por el Pacífico.

Fuentes de la Policía le dijeron a EL TIEMPO que aunque la posibilidad de realizar bombardeos ha sido clave para golpear las estructuras militares de ‘los Úsuga’, hay un ajuste de estrategia en curso que privilegia golpes como el que permitió llegar hasta ‘Guagua’: operaciones tipo comando con un sofisticado nivel de inteligencia, así como acciones tomadas de la experiencia de los ‘bloques de búsqueda’ que permitieron desmantelar los carteles de Medellín y Cali en los años 90. 

La Policía dice que ‘los Úsuga’ no solo son la más poderosa banda criminal del país, sino una enorme red de crimen organizado basada en el narcotráfico.

Movimiento en la banda

En la pirámide del clan criminal se mantiene, desde hace cuatro años, Dairo Antonio Úsuga David, alias ‘Otoniel’, por quien las autoridades de Estados Unidos ofrecen 5 millones de dólares. El segundo es Roberto Vargas, alias ‘Gavilán’, que desde el asesinato de dos estudiantes universitarios en Córdoba, en enero del 2011, es uno de los hombres más buscados del país. Ha logrado eludir a las autoridades refugiado en la espesa selva que hay entre Colombia y Panamá, donde controla el paso de cocaína y cobra ‘impuestos’ por el paso de migrantes ilegales hacia Centroamérica.

El que sigue en ese organigrama del crimen es Luis Orlando Padierna, alias ‘Inglaterra’, quien se movía con relativa tranquilidad por el municipio antioqueño de Necoclí hasta la llegada de la Operación Agamenón.Dos hombres, Carlos Antonio Moreno, alias ‘Nicolás’, y Aristides Manuel Meza, alias el ‘Indio’, son los posibles reemplazos de ‘Guagua’ en el manejo del narcotráfico de la banda, que según la Policía puede mover hasta 18 toneladas de coca al mes. 

Zonas de injerencia

Inteligencia de la Policía advierte que, pese a los golpes en todo el país, el ‘clan Úsuga’ tiene hoy en armas al menos entre 1.500 y 2.600 hombres, enfocados en narcotráfico, extorsiones, homicidio por encargo y minería ilegal.

Las autoridades calculan que la banda maneja el 60 por ciento del narcotráfico en el país, y advierten que el temido cartel de Sinaloa, en México, es su principal socio en el exterior. Además de las alianzas con el Eln y las Farc para la protección de cultivos y laboratorios en Nariño y Norte de Santander, ‘los Úsuga’ están incursionando en los Llanos Orientales a través de una disidencia del ‘Erpac’ (la antigua banda de ‘Cuchillo’) conocida como los ‘Puntilleros’.

eltiempo.com