Luisa Hortensia Palafor Pájaro, tesorera de la entidad en las audiencias preliminares en Cartagena
Luisa Hortensia Palafor Pájaro, tesorera de la entidad en las audiencias preliminares en Cartagena

www.fuerzasmilitares.org (20JUL2017).- Por orden del Coronel Óscar Alberto Jaramillo Carrillo, director general de la Agencia Logística de las Fuerzas Militares, el 11 de enero pasado llegó a Cartagena el capitán Felipe León Celada, jefe de seguridad patrimonial de la misma agencia,

Para investigar el robo sistemático por más 8 mil millones de pesos del erario nacional, el cual ejecutaron funcionarios públicos y personal militar, con la complicidad de contratistas, durante 7 años, en las oficinas regionales de la misma entidad, ubicadas dentro del complejo de la Armada Nacional en Bocagrande.

Un mes después, León Celada presentó un riguroso informe a su superior con los detalles de uno de los mayores desfalcos en la historia de las Fuerzas Militares de Colombia, que hoy es investigado por la Fiscalía General de la Nación bajo el rótulo de priorizado, y que arrojó ya las primeras cuatro capturas.

“Por la relación de cheques que se habían cobrado, pero que en las conciliaciones (veedurías internas) estaban anulados, se evidenció que la modalidad delictiva que estaban realizando consistía en una doble generación de pagos mediante cheques con soporte real pero de vigencias anteriores…”, informa el oficial a su superior en el exhaustivo informe que conoció en exclusiva EL TIEMPO y que desnuda un nuevo hecho de corrupción en el país.

Este informe fue además la base sobre la cual la Fiscalía imputó los delitos de peculado por apropiación a los primeros cuatro capturados la semana anterior, y que hoy están tras las rejas.

Se trata de Luisa Hortensia Palafor Pájaro, tesorera de la entidad; José Catalino Martínez Rodríguez, jefe de finanzas; Víctor Manuel Orozco Almanza, auxiliar de contabilidad, y Jorge Luis Martínez Reyes, contratista de la agencia.

Según la Fiscal 60 de delitos contra la administración pública, de la capital de Bolívar, sólo en el año 2015, estos funcionarios públicos se llevaron los 8 mil millones de pesos, y las directivas de la agencia sostienen que se trató de un robo continuo ejecutado entre los años 2010 y 2016.

El director general de la entidad dijo que hay 22 personas involucradas, de las cuales 7 serían militares activos.

El desorden de la agencia

“Hacían pagos dobles por medio del giro de cheques los cuales encontraban diligenciados por la tesorera, Hortensia Palafor Pájaro”, señala en su informe de 20 páginas el capitán León Celada quien hace una relación de los cheques millonarios que fueron anulados para la contabilidad interna de la agencia en Cartagena pero que sí fueron cambiados en el banco BBVA con sede en Bocagrande.

Se trata de 25 cheques en el 2015 y 68 en el 2016, los dos años en que se apropiaron de la mayoría de recursos públicos, pero que son apenas la punta del iceberg de los 7 años del robo continuo a la nación.

“La problemática es evidente en las coordinaciones financiera y administrativa de esta regional: la dirección financiera a la fecha (febrero de 2017) no tiene claro el monto del dinero faltante desde el año 2010. Una suma considerable como hemos verificado en las transacciones realizadas por Luisa Hortencia Palafor Pájaro al contratista Jorge Luis Martínez Reyes (a quien, según la Fiscalía, se le consignaron 4.333 millones de pesos de recursos públicos)”, señala el alto oficial quien da cuenta del desorden y la falta de control en todas las esferas de las oficinas en Cartagena, en las cuales las directivas no sabían con qué dinero contaba la oficina, cuya responsabilidad es el gasto militar, ni cuánta plata había en las tres cuentas que la entidad tiene en el banco BBVA; desorden que favoreció el robo continuo, según la Fiscalía.

En la audiencia de imputación de cargos, llevada a cabo la semana pasada, la Fiscalía presentó como pruebas más de 70 cheques con altas sumas de dinero que no fueron registradas en los libros internos de la entidad, así como millonarios retiros bancarios hechos por el contratista Martínez Reyes en un cajero automático ubicado dentro de las mismas instalaciones de la armada, “cuyo dinero en efectivo le era entregado a la tesorera en las oficinas de la agencia, cuando la funcionaria estaba sola”, dijo la Fiscal del caso.

Así los descubrieron

El desfalco comenzó a ser detectado desde Bogotá en el tercer trimestre del 2016, pero fue en diciembre pasado cuando la copa de corrupción rebosó. La dirección financiera desde Bogotá hizo el requerimiento a la regional Cartagena de 3.500 millones de pesos para el cierre del año fiscal, pero ni recursos ni soportes llegaron. Todo fue evasivas hasta que las directivas en Bogotá hallaron que en la agencia en Cartagena sólo contaba con un poco más de 300 millones y la mayoría de recursos se habían esfumado.

“La capitán Aura Marcela Fuentes (directora de la agencia entre el 2015 y el 2016) solo había verificado las cuentas debido al faltante del dinero que reportó el director financiero (desde Bogotá), quien hizo el requerimiento de una transacción por 3.500 millones de pesos. Le pregunté a ella sí tenía conocimiento que existiese ese monto y me dijo que no. Le pregunte nuevamente por qué desde la principal el director financiero decía que le consignara ese monto y respondió que no sabía. En ese momento para mí el panorama se tornó oscuro ya que ninguno de los responsables tenía claro con qué dinero se contaba, ni cuánto había en cada cuenta. Lo que evidenciaba la falta de control y seguimiento”, subraya en el informe el capitán León Celada.

Funcionarios actuaban son control

Para enero de este año la tesorera Palafor Pájaro fue objeto de seguimientos por parte de hombres de la Armada Nacional, ordenados por el capitán Felipe León Celada.

Pese a que el cambio de dirección en la tesorería había sido ordenado desde el 7 de octubre del 2016, ante las sospechas de irregularidades en el manejo de los recursos públicos, ya era el mes de febrero del 2017 y la nueva tesorera aún no había recibido el cargo oficialmente, y las claves bancarias y de la caja fuerte seguían en manos de la funcionaria anterior, ya investigada.

“Luisa Hortencia Palafor Pájaro no tenía juicio en el proceso de entrega de su cargo ni en la presentación del balance de todas las cuentas a su reemplazo y por consiguiente el acta de entrega del cargo solo se levantó tres meses después”, subraya el informe militar, del cual fue enviada copia al Ministerio de la Defensa Nacional.

Las autoridades cuentan con videos en los cuales se observa como Víctor Orozco Almanza, auxiliar contable de la agencia, hacía cobros de cheques y retiraba millonarias cifras de las cuentas de la agencia en la sede y en cajeros automáticos del banco BBVA de Bocagrande.

En manos de la Fiscalía está el material hallado en la caja fuerte de la entidad: se trata de 15 cd con información contable y financiera, chequeras y factureros.

También relató la Fiscal que hay más 8 videos donde se ve al auxiliar Orozco Almanza haciendo retiros millonarios de las cuentas oficiales de la entidad, cuando la única persona autorizada para hacerlo era la tesorera.

Las autoridades también indagan las responsabilidades u omisiones de los funcionarios del banco BBVA, con sede en Bocagrande, “quienes al momento de los pagos en esta entidad bancaria omitieron procedimientos de seguridad”, señala el capitán Felipe León Celada.

En total son 15 puntos los que hacen parte de las irregularidades que hallaron las investigaciones de la Agencia Logística de las Fuerzas Militares a sus oficinas de Cartagena. Entre ellas sobresalen:

- “Nunca se verificaron los extractos bancarios con el objeto de evidenciar los dineros que tenía la regional en las cuentas”.

- “No se generaron alertas desde el año 2010 por parte de la dirección financiera debido al no registro de las conciliaciones bancarias. Tampoco hubo alertas al presentarse el hecho, y de inmediato se debió realizar una auditoría con personal idóneo y contadores expertos”.

Los directores de la entidad durante los 7 años del desfalco fueron los capitanes de Fragata, Martín Alonzo Orduz Rodríguez, director en los años 2010- 2013; Iván Marcelo Guevara Valbuena, director durante el año 2013; Carlos Alberto del Río Sandoval, jefe de la unidad entre el 2014 y el 2015, y la también capitán de Fragata, Aura Marcela Fuentes Montaña, directora en 2015 y 2016.

“El Suboficial encargado del área de seguridad de la coordinación administrativa no contaba con un protocolo para la jornada laboral y se le había dado las llaves de las puertas de ingreso a las instalaciones de la regional a los funcionarios, imposibilitando el control del ingreso”, denuncia el capitán León Celada, quien ante este punto advierte de posibles sabotajes o sustracción de documentación que puedan ser parte del acervo probatorio para la Fiscalía.

Una entidad desordenada

El informe da cuenta además de una división entre el ente el nivel central y las regiones, pues evidencia como había funcionarios que no asistían a trabajar durante meses, y no cumplían horarios laborales, sin que ninguna de las directivas realizara algún correctivo o llamado de atención.

“José Catalino Martínez, coordinador financiero, estaba inmerso en el pago de cheques y su firma estaba registrada ante el banco BBVA como firma autorizada para las transacciones pero no tomó ninguna medida de control para evitar el hecho materia de la investigación, y los controles a la hora de la realización de pagos estaban bajo la vigilancia del área financiera y la tesorería, contrario a los protocolos”, señala León Celada.

Tres meses después de haber recibido el cargo, la nueva tesorera no había recibido las lleves de la caja fuerte, y la tesorera vinculada al caso se incapacitó desde el momento en que fueron detectadas irregularidades.

El informe del capitán Felipe León Celada vincula también a las investigaciones a cinco sargentos mayores de infantería de marina, tres suboficiales jefe y un capitán mayor de infantería de marina. Todos, militares activos. Así como a tres funcionarios más de la regional, la cual responde por el gasto militar en los departamentos de BOlívar, Atlántico, Sucre y San Andrés. 

Las investigaciones por este robo a la nación apenas comienzan.

eltiempo.com