Desminado HumanitarioAntioquia empezará con el proyecto Educación en el Riesgo de Minas, para los municipios afectados. Un paso le arrebató una vida y a la vez le enseñó a vivir otra. Eran las 3:15 p.m. del 2 de diciembre del 2011. Como de costumbre, el soldado Diego Ignacio Gómez caminaba entre un cultivo ilícito en compañía de su perro, el cual no percibió el explosivo, lo que hizo que su guía pisara una mina sembrada por el frente 36 de las Farc en las montañas del nudo de Paramillo (Antioquia). Al día siguiente, al despertarse, se dio cuenta de que, para salvarle la vida, los médicos tuvieron que amputarle la pierna derecha.

"Es como si el mundo se hubiera parado en ese momento", dijo el soldado, de 28 años, quien, tras el incidente, se sumergió en una profunda crisis sicológica, de la que salió gracias al apoyo de su familia y del Ejército. "Una mina es una guerra que no se va a acabar. Yo les pido a los terroristas que recapaciten y no pongan más esos aparatos, que están acabando con la vida de muchas familias", agregó.

Gómez es una de las 10.160 personas que, según el Programa Presidencial para la Acción Integral contra Minas Antipersonales (Paimac), fueron víctimas de los explosivos no convencionales en Colombia entre 1990 y el 2012. 

El departamento más afectado por estos casos fue el de Antioquia, con 2.263 (1.882 heridos y 381 muertos), 22 por ciento del total. De estos, 1.234 eran miembros de la Fuerza Pública y 1.029, de la población civil. 

Además, se ha establecido que en 98 de los 125 municipios antioqueños se presenta esta problemática. 

Para enfrentar el flagelo, el secretario de Gobierno de Antioquia, Santiago Londoño, anunció que este año se empezará con el proyecto Educación en el Riesgo de Minas (ERM),

diseñado para los municipios más afectados. Se comenzarán con 300 profesores y sus alumnos de 11 pueblos, entre los que están Tarazá, Briceño, San Andrés de Cuerquia e Ituango. "Es un aporte para que la población de niños y adolescentes adquiera más conocimiento del problema y se reduzca el riesgo de ser víctimas de minas antipersonales, munición sin explotar y artefactos explosivos improvisados", explicó. 

La autoridades priorizarán el desminado de emergencia en 40 escuelas, donde se ha reportado la presencia o se sospecha de minas, y fortalecerán el desminado humanitario, como el que se realizó en San Carlos, San Francisco y Granada (oriente).

eltiempo.com