Formación en el Monumento a los Caídos en AcciónCon el establecimiento de la ley 1448 de 2011, de víctimas y restitución de tierras, el gobierno nacional dispuso que a partir del 2012, todos los 9 de abril se celebrara el día nacional de la memoria y solidaridad con las víctimas. Una fecha en la que no sólo el estado colombiano, sino todas las unidades operativas mayores, menores y tácticas, deberán adelantar eventos de memoria y reconocimiento de los hechos que han victimizado a los colombianos en el marco del conflicto armado. Siendo ésta también una oportunidad de reivindicar los derechos de los militares que han sido afectados en cumplimiento de su misión y de sus familias.

'Se consideran víctimas, para los efectos de esta ley, aquellas personas que individual o colectivamente hayan sufrido un daño como consecuencia de infracciones al derecho internacional humanitario o de violaciones graves y manifiestas a las normas internacionales de derechos humanos, ocurridas con ocasión del conflicto armado.' Articulo 3 ley 1448/2011

La conmemoración de este día, hace parte de las medidas establecidas en el capítulo ix de la ley, para contribuir, a través de la reconstrucción de la memoria histórica y la implementación de estrategias de reparación simbólica, al bienestar y la mitigación del dolor de las víctimas del conflicto armado interno.

Las torturas, los secuestros agravados con las inhumanas condiciones de retención, el empleo indiscriminado y masivo de artefactos explosivos improvisados, así como métodos de guerra inimaginablemente crueles, prohibidos por el derecho internacional de los conflictos armados, entre otros crímenes, a los cuales han sido sometidos por los grupos armados al margen de la ley los miembros de la fuerza pública, merecen ser dados a conocer en su real dimensión a la sociedad colombiana y la comunidad internacional, y tenidas en igual estima que aquellas cometidas en contra de los miembros de la población civil. El supremo sacrificio del soldado colombiano, y sus familias, por restablecer la seguridad pública y defender el orden constitucional, ha de dejar una marca indeleble en la memoria histórica de la nación, de modo que se honre permanentemente su nombre y dignidad. 

No olvidemos, que es un deber institucional registrar y documentar detalladamente, con fines de visibilización, especialmente aquellos crímenes que constituyan, a la luz de la normativa internacional, crímenes de guerra y delitos de lesa humanidad.

Prensa Ejército