Firma del acuerdo de cooperación e intercambio de informaciónwww.fuerzasmilitares.org (26JUN2013).- De acuerdo a las declaraciones del vicesecretario de la OTAN, Alexander Vershbow, y del ministro colombiano, el acuerdo no se enmarca dentro de ninguno de los programas estructurados por la alianza en el pasado, como la Alianza por la Paz, la Iniciativa de Cooperación de Estambul o el Diálogo Mediterráneo, que buscaban acercar a miembros de la Cortina de Hierro, del golfo Pérsico o del sur del Mediterráneo, respectivamente, a las buenas prácticas que en materia de seguridad y defensa desarrollaba la OTAN.

Por el contrario, el documento hace parte de la estrategia trazada en el Concepto Estratégico de 2010 de la alianza, que busca crear instrumentos puntuales y específicos con terceros estados alrededor del mundo. Dentro del abanico de instrumentos, es pertinente mencionar la capacitación de personal civil y militar, de participación en misiones de paz (no en combates sino en otras funciones) y el desarrollo de capacidades conjuntas, por ejemplo en materia de atención a personal herido en combate. Australia, Corea del Sur y Japón tienen convenios en materia de reconstrucción y apoyo de pequeñas comunidades: actividades de apoyo a misiones de paz, no proliferación y manejo de crisis, respectivamente.

Vershbow y Pinzón coincidieron en afirmar que Colombia quiere dar a conocer su “experiencia en materia de lucha contra el narcotráfico y el terrorismo”, así como “aprender en materia de integralidad, transparencia y anticorrupción”, gracias a las buenas prácticas desarrolladas en el interior de la OTAN. Lo anterior permite inferir, entre otras, dos cosas: que el país tiene elementos que pueden ser acogidos con beneplácito por los miembros y socios de la referida organización y, en segundo lugar, Colombia busca aprovechar la capacitación técnica y militar que el Colegio de Defensa de la OTAN, ubicado en Roma, le ofrece a personal civil y militar sobre diversas materias de contenido estratégico, organizacional y técnico, que permitirá, en un futuro, acercar estándares de profesionalización más altos.

Por lo anterior, más que un peligro regional, la firma del acuerdo, con la debida información y puesta en común a nuestros inquietos vecinos de lo que se va a hacer, podría significar una buena oportunidad para que los militares y el personal civil del ministerio profundicen el proceso de profesionalización de acuerdo a prácticas y estándares internacionales.

elespctador.com