Allí se encontraron los restos del helicópterowww.fuerzasmilitares.org (13ENE2014).- Ante la polémica surgida por las declaraciones del expresidente Álvaro Uribe, según las cuales el helicóptero siniestrado en zona rural de Anorí no tuvo una falla mecánica como se dijo, si no que fue derribado por las Farc, la VII División del Ejército indicó que esperan los resultados de la investigación de la Aeronáutica Civil.

El comandante del Estado Mayor de esa unidad del Ejército, coronel Rafael Ávila, dijo que hasta el momento la empresa dueña de la aeronave no les ha informado qué pudo haber ocurrido y que a la zona se desplazaron expertos de la Aeronáutica que, pieza por pieza, estudiarán qué fue lo que ocurrió.

En cuanto a la foto publicada en redes sociales por el expresidente Uribe donde se ve una parte del aparato perforada por una bala, fuentes militares indicaron que puede tratarse de un tiro de salida al dispararse en el momento del impacto el arma de dotación de uno de los militares que viajaban en el helicóptero.

En un comunicado, la Sociedad Aeronáutica de Santander S.A., Sasa, dueña del aparato, indicó que el accidente del helicóptero Bell 206 HK4462 que realizaba el jueves un vuelo entre el municipio de Puerto Berrío y la base militar de Pajal, en Anorí, es materia de investigación por parte de la Aeronáutica Civil.

Ayer fueron entregados en Medicina Legal de Medellín los cadáveres de las cinco víctimas que dejó el siniestro.

El piloto civil Jaime Hernando Betancur y el mayor del Batallón Bomboná, Luis Martínez, son velados en Medellín. El sargento Segundo del Ejército, Blass Alegría, fue enviado a Bogotá; el patrullero de la Policía, Jhonatan Bolívar, fue llevado a Chinchiná, Caldas, y el sacerdote Fernando Alberto Páez, a Caldas, Boyacá.

elcolombiano.com