Esta foto es una de las que aparecen en la web sobre las actividades en el 'Buggly Hacker'.www.fuerzasmilitares.org (06FEB2014).- El representante legal de la empresa fachada del Ejército dijo que declarará ante la Fiscalía. Tras las primeras indagaciones sobre el supuesto ‘hackeo’ a los negociadores del Gobierno en los diálogos con las Farc, desde un local de la inteligencia militar, los investigadores del caso determinaron que solo 6 de los 26 computadores incautados en el allanamiento del local, Buggly Hacker, fueron utilizados para penetrar sistemas informáticos, correos electrónicos y chats. 

Buscan aclarar si una operación legítima de inteligencia, como otras que se hacen en este momento a través de diferentes fachadas contra grupos armados ilegales, narcos y otros delincuentes, se desbordó y terminó tocando a personas del Gobierno, para lo que no estaban autorizados. 

Los indicios recabados hasta ahora muestran una megaoperación de ‘hackeo’, y no que haya habido ‘chuzadas’ a llamadas telefónicas. Este ‘hackeo’ se habría hecho a través de ‘gusanos’, especie de virus electrónico que permite romper los sistemas de seguridad.

Una hipótesis que cobra fuerza entre los fiscales, que avanzan en la recuperación de información encriptada, es que la información, aparentemente obtenida de manera ilegal por la sala de inteligencia, no habría sido desviada a terceros, sino que habría sido ‘robada’ a la Policía y la misma Fiscalía para que unidades castrenses lograran ‘positivos’ que en realidad habían sido trabajados por otras instituciones.

Las supuestas interceptaciones a los negociadores del Gobierno en la mesa de paz de La Habana y a personajes de la izquierda no han aparecido aún en los computadores, según los investigadores de la Fiscalía.

En el expediente se habla de por lo menos mil movimientos de inteligencia electrónica desde el local Buggly Hacker y se indaga si en ellos hubo ‘hackeo’ contra personas no autorizadas. En teoría, cada movimiento debe tener un soporte legal.

Los investigadores señalan que luego de hacer las verificaciones y cumplir otras órdenes de Policía Judicial serán citados a entrevista los generales Mauricio Ricardo Zúñiga, director de Inteligencia del Ejército, y Jorge Andrés Zuluaga, jefe de Central de Inteligencia Técnica (Citec), separados de sus cargos por el Ministerio de Defensa, mientras se hace la investigación.

Por otro lado, este miércoles, Juan Carlos Mejía Durán, el hombre que aparece en la Cámara de Comercio como dueño de Buggly Hacker, se comunicó con el CTI de la Fiscalía y dijo que está dispuesto a presentarse ante las autoridades para aclarar su papel en el local de inteligencia militar.

La Procuraduría anunció que estudia si utiliza la facultad del poder preferente para hacer la investigación disciplinaria sobre los militares involucrados y para relevar de esta a la Inspección del Ejército.

El comandante de esa rama, general Juan Pablo Rodríguez, dijo este miércoles en medios radiales que conocía del funcionamiento del local allanado por la Fiscalía porque se trataba de una sede legal de inteligencia, algo que ratificó el presidente Juan Manuel Santos.

Según Rodríguez, el general Jorge Andrés Zuluaga informó sobre el allanamiento que hizo el CTI al lugar hace dos semanas y fue el oficial que estuvo al tanto.

El general Rodríguez y el ministro de Defensa, Juan Carlos Pinzón, se enteraron del operativo el 3 de febrero.

eltiempo.com