Fila de reservistas esperando un pago que no existewww.fuerzasmilitares.org (02MAY2014).- Lo fascinante de esta historia es que es verdad aunque parece de ficción. Se asimila al cuento de Gabriel García Márquez titulado ‘Algo muy grave va a suceder en este pueblo’, en donde, por un rumor sin justificación, todo un pueblo abandona sus residencias y se forma el caos.

El pasado martes de manera inexplicable miles de colombianos llegaron intempestivamente a la sede del Consejo de Estado en Bogotá. El propósito era una solo: vincularse a una acción de grupo con la cual ilusamente esperan recibir una prima y dos incentivos del Gobierno Nacional por haber prestado el servicio militar entre los años 1971 y 2010.

Desde esa fecha no han parado de llegar de todas las ciudades a Bogotá, miles de reservistas con la vaga ilusión de recibir en 15 días de seis a ocho millones de pesos correspondientes a la prestación del servicio militar mediante una acción de grupo interpuesta el 13 de septiembre del 2013 por Óscar Hernando León, que en primera instancia fue aceptada por un juez y en segunda rechazada por un Tribunal.

Ahora depende de la magistrada Stella Conto Díaz, de la Sala Tercera del alto tribunal, quien debe definir si estudia de fondo o no el asunto.

Lo que nadie entiende es ¿por qué a pesar de que no sirve para nada la notificación personal para la demanda, siguió llegando masivamente gente al Palacio de Justicia? La respuesta es simple, porque personas inescrupulosas cobran 1.000 pesos por una hoja que tiene los datos de la demanda, con la cual supuestamente la persona que la firmara tendría derecho a una millonaria prima traída del realismo mágico de Gabriel García Márquez.

Y que más realismo mágico que cuando un periodista de Semana.com le preguntó a las personas, el objeto de la fila, muchas no tienen respuesta. Carlos Martínez proveniente de Arboletes Antioquia asegura que el tramite tiene que ser personal, “Lo que pasa es que uno tiene que sacar una serie de documentos por internet, y a muchas personas se nos dificulta y a veces no creen que es original, (...) no sé ni qué tipo de indemnización será”.

Por otra parte Tomas Losada, quien viajó desde la Guajira por un comentario de un amigo aseguró "A mí me llamó un amigo y me dijo que viniera porque me iban a dar una indemnización por haber sido reservista".

Hay varias personas que viven de manera provisional en el Palacio de Justicia y llevan días esperando en la fila, como es el caso de Matilde López quien en varios turnos reemplaza a su esposo, incluso cobra 20.000 pesos por el puesto en la fila. "Yo llevo dos días haciendo fila para entregar los documentos, según el que me vendió el formulario están entregando de 5 a 8 millones de pesos dependiendo el tipo de reservistas", dijo.

La realidad es que este miércoles pasado ante la multitudinaria concurrencia, la presidenta del Consejo de Estado, María Claudia Rojas, decidió suspender la recepción de formularios. ¿Por qué? Sencillamente porque los miles que llegaron a las puertas del alto tribunal querían ser parte de una acción administrativa sobre la cual no se ha definido si la estudian o no. Una historia más de la tragedia judicial de este país.

semana.com