Ban Ki-moonwww.fuerzasmilitares.org (03JUL2014).- El secretario General de las Naciones Unidas, Ban Ki-moon, dio a conocer el informe anual sobre reclutamiento de menores, según él, en Colombia se reclutaron 81 menores por parte de los grupos al margen de la ley en 25 departamentos del país y en la capital, Bogotá.

“58 niños por parte de las Farc y 17 fueron reclutados por el ELN. En julio de 2013 se documentaron ocho casos de reclutamiento de niños indígenas por las Farc en el departamento del Cauca. En diciembre, en Antioquia, un niño de 15 años fue reclutado por las Farc durante una cesación del fuego declarada. Además, el Instituto Colombiano de Bienestar Familiar documentó que 342 niños, 114 niñas y 228 niños, fueron separados de grupos armados en 2013, lo que representaba un aumento significativo con respecto a los 264 niños separados de grupos armados en 2012”, asegura el documento.

De los niños separados “261 habían sido reclutados por las Farc, 65 por el ELN, 15 por grupos armados que aparecieron después de la desmovilización del grupo paramilitar Autodefensas Unidas de Colombia y uno por el Ejército Popular de Liberación”.

La ONU asegura que en el 2013 al menos 43 niños resultaron muertos y otros 83 fueron mutilados en ataques de grupos armados, “por ejemplo, en agosto un niño de 14 años resultó muerto en un fuego cruzado cuando las Farc atacaron una comisaría de policía en Putumayo. Además, 11 niños resultaron muertos y 28 fueron mutilados por minas antipersonales o restos explosivos de guerra”.

El organismo internacional, del que hace parte Colombia, sostiene que si bien no se denuncian lo suficiente los casos, “las niñas y los niños siguen siendo víctimas de actos de violencia sexual atribuidos a grupos armados y en ocasiones cometidos por las Fuerzas Armadas colombianas. Entre enero y octubre de 2013, se remitieron cinco casos de violencia sexual contra niños por parte de grupos armados y 17 casos, dos niños y 15 niñas, por parte de las Fuerzas Armadas colombianas al Instituto Nacional de Ciencias Forenses”.

Y agrega que en la información reunida por las Naciones Unidas “esta indica una pauta de explotación y abusos sexuales contra niñas y mujeres en zonas mineras donde los grupos armados realizan operaciones. También continuaron perpetrando actos de violencia sexual los grupos armados que surgieron después de la desmovilización de los grupos paramilitares. Dado que el Gobierno no considera a estos grupos agentes del conflicto armado, y a pesar de que los niños también pueden beneficiarse del apoyo de los Defensores de la Familia estatales como víctimas de la violencia, siguen enfrentándose a obstáculos para ejercer sus derechos en virtud de la Ley de Víctimas”.

El organismo advierte que el número de juicios por violaciones contra niños y la información sobre casos de los que se ha hecho cargo la Fiscalía General siguieron siendo limitados, “si bien el Instituto Colombiano de Bienestar Familiar atendió al menos a 5.417 niños que fueron separados de grupos armados desde 1999, hasta el momento ha habido 69 fallos condenatorios por reclutamiento de niños, cinco de ellos de acuerdo con la Ley de Justicia y Paz de 2005 (dos de ellos en 2013) y 64 emitidos por la Unidad de Derechos Humanos de la Fiscalía General (14 de ellos en 2013)”.

Y agrega: “las oficinas regionales de la Fiscalía General también han emitido fallos condenatorios. A pesar de estos esfuerzos, los niños siguieron teniendo dificultades para obtener acceso a la justicia y la impunidad por las violaciones contra los niños sigue siendo motivo de preocupación”.

Según la ONU durante el 2013 se registraron 26 incidentes relacionados con la educación, es decir, daños a las escuelas o suspensión de clases, “por ejemplo, en abril de 2013, una escuela de Arauca utilizada como refugio por las Farc resultó dañada durante enfrentamientos entre el grupo armado y las Fuerzas Armadas colombianas. En febrero de 2013 las Fuerzas Armadas colombianas utilizaron una escuela con fines militares durante enfrentamientos con las Farc en Putumayo, poniendo así en peligro las instalaciones escolares y a los niños, lo que a menudo ocasionó la suspensión de las clases”.

El informe continúa diciendo que en noviembre “durante un cerco armado de las Farc en Antioquia, se cerraron al menos seis escuelas, lo que afectó a cerca de 3 mil niños. Se siguieron cometiendo ataques contra profesores y, según se informó, cinco profesores murieron a manos de grupos armados no identificados y otros fueron objeto de amenazas de grupos armados en seis departamentos diferentes”.

El organismo recuerda que Colombia ha aceptado voluntariamente la aplicación del mecanismo de supervisión y presentación de informes previsto en la resolución 1612 (2005) del Consejo de Seguridad a condición de que cualquier diálogo que tenga lugar entre las Naciones Unidas y los grupos armados cuente con su consentimiento.

Por último, destaca los diálogos de paz entre el Gobierno y la guerrilla de las Farc pero llama la atención sobre que “la cuestión de los niños y los conflictos armados no se incluyó en el programa de diálogo”. Sin embargo, podría ser tratado, según la ONU, “en el tercer tema, ‘Fin del conflicto’, como el quinto, ‘Víctimas’. Una oportunidad para tener en cuenta preocupaciones en torno a la protección de los niños”.

elespectador.com