FARC
FARC

www.fuerzasmilitares.org (06MAR2015).- Actualmente las Farc “tienen la mayor presencia territorial y actividad militar de la zona, una correlación de fuerzas favorable frente a la Fuerza Pública, el control sobre las economías ilegales y han incrementado su trabajo político con ciertas comunidades campesinas“, según un informe de la Fundación Ideas Para la Paz (FIP).

El Catatumbo ha sido de las zonas más atrasadas del país y su territorio abarca los municipios de Convención, El Carmen, El Tarra, El Zulia, Hacarí, La Playa, Ocaña, San Calixto, Sardinata, Teorama y Tibú.

La zona sirvió además, por lo menos entre 2011 y hasta finales de 2014, “de resguardo” del máximo jefe de las Farc, Rodrigo Londoño Echeverri, alias ‘Timochenko’, que estableció su “centro de operaciones en la frontera con Venezuela“, añade el estudio, elaborado con información especializada y visitas de investigadores al terreno entre septiembre y octubre del año pasado.

Como resultado de lo anterior, la guerrilla controla el Catatumbo, donde es manifiesta la desconfianza de la población hacia el Estado y la proliferación de cultivos de hoja de coca, que en 2013 ocupaban 6.345 hectáreas, subraya el informe.

La FIP destaca este apartado como uno de los grandes atractivos para el grupo armado, puesto que, aseguran, a mediados de 2013 el narcotráfico en el Catatumbo suponía “cerca del 40 % de las finanzas” de las Fuerzas Armadas Revolucionarias de Colombia (Farc).

La consolidación en esta zona del grupo armado, que desde hace poco más de dos años negocia la paz con el Gobierno colombiano en La Habana, se explica como una recuperación de lo perdido durante la década del 2000, cuando los paramilitares redujeron su área de influencia.

Es entonces, según la FIP, cuando la guerrilla establece “alianzas y pactos con otros actores ilegales” para no perder del todo su poder, “lo que les ha permitido contrarrestar a la Fuerza Pública, evitar el desgaste por el control territorial y dinamizar su participación en el narcotráfico y el contrabando“.

En este refuerzo en el Catatumbo también han influido “sus relaciones con los campesinos, involucrándolos en la economía de la coca y compartiendo sus reivindicaciones sobre el uso de la tierra“.

Y es que las cifras obtenidas por la FIP muestran que, pese a que los enfrentamientos entre Farc y Fuerza Pública en estos cinco años han seguido acorralando a la población civil, las cifras de homicidios y desplazamiento forzado se ha reducido en los últimos dos años.

El informe afirma que entre 2012 y marzo de 2014 se registraron un total de 86 homicidios asociados al conflicto armado en el Catatumbo, de ellos, 18 casos se atribuyen a las Farc, lo que supone un descenso significativo con respecto a años anteriores.

Sobre el desplazamiento forzado, los datos oficiales muestran una disminución del 34,6 %, pasando de 4.718 casos en 2012 a 3.048 en 2013, en tanto que entre enero y mayo de 2014 se registraron un total de 224 víctimas.

Y todo ello pese a que, apunta la FIP, entre 2011 y 2013 las Farc fueron el actor que realizó el mayor número de acciones armadas en la región, pues pasaron de 22 en 2011 a 45 en 2012 y a 68 en 2013.

El grupo armado, que se ha “reorganizado recientemente en la región debido a los viajes” de ‘Timochenko’ a los diálogos de paz de La Habana, opera con varios en frentes en el Catatumbo, de los cuales el más numeroso, el Bloque Magdalena Medio, contaba en 2014 con al menos 600 hombres.

minuto30.com