Imagen de archivo. La foto no corresponde a la mujer del relato.
Imagen de archivo. La foto no corresponde a la mujer del relato.

www.fuerzasmilitares.org (28ABR2015).- Jineth Trujillo, una desmovilizada de las FARC, contó en Mañanas BLU su experiencia en esta guerrilla que la reclutó a los 12 años, en pleno proceso de paz de San Vicente del Caguán, durante el mandato del presidente Andrés Pastrana.

En su dramático relato, la joven aseguró que fue violada muchas veces por los mandos del grupo guerrillero.

“Los mandos me violaron muchas veces, desde los 12 hasta mi deserción, a los 17 años”, reveló al afirmar que esta es una práctica “normal” en esas circunstancias.

Agregó que “por lo general se mantiene una rotación constante de personal y de mandos” y que por estas “razones” las mujeres son “vulnerables” ante cada una de ellas.

Además, dijo que las niñas eran usadas para transportar armas especialmente porque “pasan desapercibidas” ante la fuerza pública. 

“Es la niña la que es usada para un operativo de inteligencia, para brindársela a un hombre, a un militar. Es una herramienta fundamental en la organización y reclutar niñas era una tarea bien necesaria para ese grupo”, manifestó.

Aseguró que eran obligadas a realizar esas acciones porque “desobedecer una regla es uno de los delitos más graves en la organización y este es el primer paso para que le hagan un consejo de guerra y ser fusilada”.

Asimismo, reveló que estuvo embarazada y que perdió al bebé en el transcurso de su deserción. También indicó cómo hace una mujer para evitar las continuas violaciones.

“La forma de una niña protegerse es asociándose con alguien para que, entre comillas, te respeten. Entonces las niñas buscan ser la socia (pareja) oficial de los mandos”, manifestó.

Trujillo confesó que la única salida que encontró fue la deserción: “En mi caso estábamos cerca de Florencia. Fue una decisión de segundos, me escapé con otra niña”.

Relató que luego de esta deserción se vio obligada a regresar a las filas de las Farc porque su mamá había sido secuestrada y era una de las condiciones para que la liberaran.

Trujillo, quien ahora trabaja en la Agencia Nacional para la Reintegración, reveló que en su segunda deserción aprovechó que hacía parte de un comando urbano para tomar esa decisión.

La joven reveló que su reclutamiento se dio exactamente en 1998, durante el proceso de paz: “En ese momento se vivía el proceso de paz con el expresidente Andrés Pastrana y las Farc comenzó a reunir a los campesinos porque necesitaban la colaboración y a quienes no tenían cómo hacerlo económicamente y quien no debía aportar un familiar por tres meses, en ese momento fui el aporte de mi familia”.

Finalmente, agregó “que es el momento de reescribir la historia en el país” y aplaudió la decisión de las Farc de no reclutar menores de 17 años.

bluradio.com