“Lamentablemente la Nación está nuevamente de luto por miembros de la Fuerza Pública fallecidos o heridos y digo nuevamente porque quiero referirme a los dos casos de siniestros aéreos que han ocurrido en las últimas 96 horas. Imagen de archivo
“Lamentablemente la Nación está nuevamente de luto por miembros de la Fuerza Pública fallecidos o heridos y digo nuevamente porque quiero referirme a los dos casos de siniestros aéreos que han ocurrido en las últimas 96 horas. Imagen de archivo

www.fuerzasmilitares.org (04AGOS2015).- “En primer lugar, el avión Casa 235 FAC 1261 que se accidentó el día viernes pasado a las 3:10 de la tarde con 11 tripulantes, que fallecieron desafortunadamente. Hasta el día de hoy nada indica que esté asociado a una acción externa a la aeronave; no hay explosión.

Sí hay evidencias de algo que los técnicos llaman engelamiento, es decir, formación de hielo alrededor de los planos, especialmente el plano derecho.

“La tripulación enciende el antihielo, mecanismo que calienta los planos e inmediatamente la carcasa del motor izquierdo se reporta en el tablero como recalentada, por lo tanto hay que desconectar el mecanismo antihielo e iniciar un descenso que lleva al avión a 15 mil pies y en ese momento levanta uno de sus planos y cae en barrena.

“Las conclusiones iniciales de esa investigación, que aún sigue, llevan a decir que hubo condiciones meteorológicas adversas para esa clase de avión y para esa clase de vuelo que pudieron llevar al avión a volverse incontrolable a esa altura y con el recalentamiento de un motor.

“Estos aviones Casa 235 son de uso múltiple, se usan para transportar tropa, para transportar oficiales, para hacer inteligencia también, casi todas nuestras aeronaves tienen algún mecanismo de inteligencia incorporado a su volar normal.

“Sobre este siniestro aéreo del pasado viernes no hay nada que nos lleve a decir que está asociado a una acción externa, la hipótesis más probable es que condiciones meteorológicas pudieron llevar a que el avión se volviera incontrolable en las condiciones del accidente.

“En segundo lugar, hoy a las 9:15 de la mañana, un UH60, helicóptero Black Hawk, modelo 98 – 2000, especial para operaciones de asalto de la Policía Nacional, tuvo otro siniestro aéreo en desarrollo de la operación ‘Agamenón’ contra el crimen organizado del ‘clan Úsuga’.

“Era una operación de tres helicópteros que se debería iniciar a las 5:30 de la mañana en Chigorodó, pero que solo se pudo iniciar horas más tarde por mal tiempo, mala meteorología como lo ha reiterado nuestro servicio meteorológico de la Fuerza Aérea.

“El helicóptero siniestrado tenía 18 personas a bordo, de las cuales hay dos heridas y 16 fallecidas en el incidente. 14 de esas personas pertenecían a personal de la patrulla Jungla y cuatro eran tripulantes. Hubo dos heridos, ambos con quemaduras graves en sus extremidades, quemaduras de segundo y tercer grado.

“Están siendo en este momento estabilizados para ser trasladados a Bogotá. Tienen desafortunadamente pronóstico reservado y son el subteniente Edgar Andrés Báez Quintero y el patrullero Juan Carlos Mesa Jattin.

“El helicóptero iba comandando por dos capitanes, el piloto John Palacio Ubaque y el capitán copiloto Hernando Guzmán Ovalle.

“Yo mismo estuve en esa área hace un mes en compañía del general Palomino y el general Rodríguez para ver de cerca el desarrollo de la operación ‘Agamenón’.

“Sé de las dificultades que tiene, es una selva tupida que no es plana, es quebrada que hace aún más difícil las operaciones.

“Estamos en plena investigación, por el momento la hipótesis más probable es un choque del helicóptero contra la ladera a una velocidad de 120 nudos, que son 180 km/h, posiblemente por nubosidad baja porque el helicóptero se encontró absolutamente destrozado: la pieza más grande puede tener un metro de larga por 50 cm de ancho, lo cual implica a una velocidad muy grande un impacto contra la ladera.

“Nuevamente se confirmó con la Fuerza Aérea y sus servicio meteorológico el estado de tiempo a esa hora y en ese lugar y había nubes bajas y generalizadas, lo cual también nos ha llevado a pensar en la dificultad que podría tener un observador para haber visto un ataque a ese helicóptero o inclusive si no hubiera habido ataques o detalles anteriores al choque. Ese testimonio es prácticamente imposible a esa hora y en esa zona.

“Eran tres los helicópteros de la operación. Los otros dos no oyeron sino disparos de los que iban haciendo los tres helicópteros al mismo tiempo y después el estallido de la munición y el armamento que llevaba el helicóptero que estalló esa munición y ese armamento al incendiarse contra la ladera.

“Si el helicóptero accidentado hubiese estado devolviendo fuego porque fue atacado, los otros dos helicópteros probablemente lo hubieran detectado, sin embargo, los técnicos están haciendo una minuciosa inspección de las piezas que, como digo, no son piezas enteras del aparato para establecer si hubo alguna posibilidad de que el helicóptero hubiese sido atacado.

“Hago esto con tanto detalle porque ustedes han visto en las últimas horas el gran ataque, no puedo llamarlo de otra manera, especialmente en las redes sociales, sobre las causas de este par de siniestros y yo quiero hacer un llamado enérgico y respetuoso a que se tenga por la información real y la información oficial el respeto que merecen las víctimas y sus familias, y quiero referirme específicamente a los senadores Uribe y Rangel, que  me conocen bien desde hace años, saben que no voy a ser yo quien esconda información sobre tragedias por grandes que sean y que afecten a los policías o a los soldados de la Patria.

“Cuando tenga otra información yo mismo la contaré, por dura que sea. Por el momento hago ese llamado al respeto, repito, de las familias acongojadas, de los compañeros de los fallecidos, a las tropas que están allá afuera en territorio colombiano arriesgando su vida.

“Es un abuso con la Nación dar por cierto lo que es especulación. Cuando crea que hay certezas yo mismo se las comunicaré, amigos de los medios, cuales quiera que ellas sean.

“Para terminar, que no duden los miembros del ‘clán Úsuga’ que el mejor homenaje a los policías caídos en este siniestro será perseguirlos y neutralizarlos, ponerlos a órdenes de la justicia.

“Mantendremos la operación ‘Agamenón’ hasta que sea un éxito total en honor de los caídos”.

mindefensa.gov.co