El debate alrededor de las aeronaves ha sido uno de los más encendidos en los últimos días, y se ha convertido en el último pretexto de una aguda confrontación política.
El debate alrededor de las aeronaves ha sido uno de los más encendidos en los últimos días, y se ha convertido en el último pretexto de una aguda confrontación política.

www.fuerzasmilitares.org (14AGO2015).- A pesar de su contrastada trayectoria como dirigente político y gremial, Luis Carlos Villegas se está estrenando en las lides del debate parlamentario. Este miércoles tuvo que acudir a la citación del Congreso para explicar la caída de dos aeronaves, una de la FAC y otra de la Policía, que cobraron las vidas de 27 uniformados.

Quizá Villegas no esperaba recibir dardos desde todos los flancos. El uribismo, que encargó a cuatro senadores para hurgar en su tesis que las dos aeronaves habrían sido derribadas; la izquierda, en voz de Iván Cepeda, que denunció irregularidades en la contratación y mantenimiento de la flotilla aérea, y hasta de la propia Unidad Nacional, cuyos dirigentes aún siguen teniendo versiones sobre lo que dice el Gobierno, y hasta denunciaron que pilotos de la Fuerza Aérea estarían en operación ‘cascos colgados’, por los riesgos que supone tripular estas aeronaves.

El debate alrededor de las aeronaves ha sido uno de los más encendidos en los últimos días y se ha convertido en el último pretexto de una aguda confrontación política. El uribismo cuestionó al Gobierno por las múltiples versiones, algunas contradictorias, que se han pronunciado incluso desde fuentes oficiales. Caso concreto, las del propio ministro Villegas, y la del director de la Policía, general Rodolfo Palomino.

Villegas parecía atrincherado en el recinto de la Comisión Segunda del Senado. Soportó por más de tres horas las largas intervenciones de los citantes, Iván Cepeda y Mauricio Lizcano, y de los que intervinieron después, cuatro del Centro Democrático, una del Partido Conservador, además de dos senadores del Partido de la U.

El ministro no sólo informó que las investigaciones para esclarecer los hechos están en marcha, que no las pretende ocultar, ni siquiera en el “remotísimo” caso en el que señalen que hubo un derribamiento. Así calificó Villegas ese escenario, al señalar que horas previas al debate tuvo una reunión con los investigadores, producto de las cuales reveló nuevos detalles que sustentan la tesis del accidente por fallas meteorológicas y humanas.

Sobre el avión Casa, caído cerca de Codazzi, Cesar, Villegas aseguró que fue un accidente debido a mal tiempo. “Los investigadores oyeron la grabación de la caída del avión y me pueden decir que lo que hubo fue un accidente y no medió ninguna causa externa que haya podido afectar el vuelo de la aeronave”.

Según el ministro, en palabras más técnicas, hubo un congelamiento que produjo una serie de eventos técnicos en la aeronave, hubo congestión de decisiones, congestión en las comunicaciones con Barranquilla, luego una pérdida de sustentación, pérdida del primer motor, luego del segundo, y posteriormente el cuerpo principal se estrelló.

Y sobre el helicóptero Black Hawk de la Policía, siniestrado en el Urabá antioqueño, Villegas reveló que se conocieron los reportes del Sky Track, la aeronave que estaba detrás, un minuto y medio antes del impacto, y un minuto y medio después. El reporte que señala que el helicóptero pierde la primera paleta del rotor de cola en un árbol por lo que el rotor perdió su funcionalidad. Perdió luego los estabilizadores de cola, partes que fueron encontradas regadas. Pese a las maniobras del piloto, las fallas resultaron fatales.

El ministro se mostró enfadado por la tesis uribista de que los uniformados muertos no serían ascendidos al no estar en operación del servicio y por eso se estaría ocultando un derribamiento. Villegas fue enfático en lamentar esa tesis.

Pese a sus explicaciones, el ambiente nada que se despeja. El uribismo insiste en que se pudo tratar de derribamientos. La izquierda, en que hay irregularidades en el manejo de la flotilla aérea. La Unidad Nacional propuso una nueva audiencia, de carácter reservado, para conocer las evidencias para soportar la versión del Gobierno.

Lo cierto es que desde el 2010 hasta la fecha se han presentado 19 accidentes de aeronaves de las Fuerzas Armadas, entre ellos cinco aviones Kfir. Todos por fallas mecánicas. El Gobierno dice que ha invertido todos sus recursos y esfuerzos en el mantenimiento, y dice que los procesos de contratación han sido transparentes. Pero de esos 19 accidentes, las principales causas en cuatro años son meteorológicas. Villegas, quizá como suelen hacer sus expertos compañeros de gabinete, se comprometió a revisarlo.

semana.com