​Sobrevivió a un ataque de 500 guerrilleros. Perdió su vista y parte de su mano derecha.
​Sobrevivió a un ataque de 500 guerrilleros. Perdió su vista y parte de su mano derecha.

www.fuerzasmilitares.org (28OCT2016).- ​Sobrevivió a un ataque de 500 guerrilleros. Perdió su vista y parte de su mano derecha. Se convirtió en abogado, con maestría en derechos humanos y Derecho Internacional Humanitario. Hoy, con otra especialización de la Universidad Alfonso X Sabio, de Madrid (España), se desempeña como asesor jurídico de la Policía Nacional ante escenarios internacionales de la talla del Sistema Interamericano de Derechos Humanos.

Es la historia del patrullero Pablo William Roa Cárdenas. Su épica historia comenzó a escribirse a las 5:10 de la tarde de aquel remoto septiembre de 1997, cuando más de 500 subversivos se tomaron las calles de Pajarito (Boyacá). Atacaron la Caja Agraria, Telecom y el centro de salud, se robaron 30 pollos de un asadero y luego comenzaron a destruir el puesto de policía, que era defendido por 25 uniformados.

Pese a lo desigual de la batalla, Roa y sus compañeros se atrincheraron para repeler el ataque en plena oscuridad. A eso de las 3 de la mañana, en medio del fragor del combate, una de las tantas explosiones alcanzó al valiente contraguerrillero. Sintió que su cabeza estallaba y parte de su mano derecha desapareció. Ya en la mañana, cuando llegaron los refuerzos y los atacantes emprendieron la retirada con sus muertos, la Cruz Roja lo rescató de entre los escombros. El parte médico era desalentador: jamás volvería a ver. El héroe de guerra, oriundo de Santa Rosa, sur de Bolívar, regresó a casa y por meses sintió que su vida se había acabado. Pero sacó fuerzas para comenzar de nuevo.

Aprendió a caminar solo por la ciudad y a escribir con la mano izquierda, se casó y tuvo dos hijos. "Hoy veo con seis ojos: los de mi esposa y los de mis hijos". También aprovechó un convenio entre el Ministerio de Defensa y la Universidad Sergio Arboleda y se convirtió en abogado, ocupando el primer puesto de su promoción entre 150 graduados.

Al ver su capacidad de superación, el alto mando lo nombró asesor jurídico de la Dirección Nacional de Escuelas y luego lo trasladó con el mismo cargo a la Inspección General, donde pone la cara por Colombia ante organismos internacionales, como el Sistema Interamericano de Derechos Humanos.

Hoy, a sus 44 años, el doctor Roa, especialista en Derecho Administrativo y magíster en derechos humanos y Derecho Internacional Humanitario, fue un alumno aventajado en estas mismas materias en la Universidad Alfonso X Sabio. "No me quedé llorando mi tragedia. Me superé y aquí estoy sir - viendo, desde mi Policía Nacional".

Ministerio De Defensa Nacional