El galardón, entregado en Bogotá, reconoció al acuerdo de paz por poner fin al conflicto. Imagen de archivo
El galardón, entregado en Bogotá, reconoció al acuerdo de paz por poner fin al conflicto. Imagen de archivo

www.fuerzasmilitares.org (02DIC2016).- Tras seis años de esfuerzos y trabajo para terminar con el conflicto armado más largo de la historia, el premio Nacional de Paz, en su edición 2016, fue otorgado a la mesa de diálogo entre gobierno y Farc en la Habana; dicha ceremonia se realizó este jueves en el Museo Nacional en Bogotá.

Soraya Bayuelo, del colectivo de comunicaciones de los Montes de María y Premio Nacional de Paz 2003, y el profesor Gustavo Moncayo, también galardonado con ese premio en el 2007, entregaron el reconocimiento a las delegaciones. En el auditorio del museo donde se volvió a escuchar el "Sí se pudo".

El premio otorgado a las delegaciones de paz del Gobierno y de las Farc se da “en reconocimiento a una negociación innovadora y centrada en las víctimas", destacó la presidente del jurado, Socorro Ramírez.

El jefe negociador del Gobierno, Humberto de la Calle, se dirigió ante el público con las siguientes palabras “hubo sacrificios personales, pero es mayor la satisfacción del resultado obtenido. Hay alegría por la etapa que termina, pero la que sigue es aún más difícil”, También destacó el carácter democrático de su equipo negociador y el papel de las mujeres en el transcurso de las negociaciones.

Como delegación del Gobierno asistió el alto comisionado para la paz, Sergio Jaramillo, Marcela Durán, Elena Ambrosi y la abogada Mónica Cifuentes. Como delegación de las Farc, asistió el jefe negociador de la guerrilla Iván Márquez, Victoria Sandino, Sandra Ramirez, Joaquín Gomez,Jesús Santrich, Marco Calarcá entre otros.

Ivan Marquez, jefe negociador de la guerrilla destacó que sin la paz, no se pueden realizar los demás derechos. "En tanto derecho síntesis, no se consulta", añadió. También reiteró que lo acordado tiene carácter de acuerdo especial y que los que se oponen lo hacen porque no quieren que se sepa la verdad del conflicto armado. También agregó lo siguiente después de recibir el premio: "Hay que dejar la mezquindad y la indiferencia. El acuerdo final de paz es apenas una puerta de entrada al cambio que claman las mayorías. Las partes convocan a las fuerzas vivas del país a concretar un acuerdo político nacional para atender los retos que la paz demande",

Al otorgar el premio, el jurado señaló que: “a pesar de las dificultades que atravesaron a lo largo del proceso y de las tensiones propias de este tipo de negociaciones, en ambas delegaciones un sinnúmero de personas, algunas de ellas incluso desconocidas, hombres y mujeres, aportaron a la construcción de cada uno de los puntos del acuerdo que hoy hace posible pensar en una nueva Colombia, donde la violencia ceda el paso a la tolerancia y a la paz”.

Laura Alejandra Hernández Herrera (www.fuerzasmilitares.org)