FARC
Guerrilleros de las FARC, quienes durante la fase de concentración se mostraron por primera vez con uniformes con camuflaje tipo desierto, además completamente nuevos, en una última demostración de capacidad logística. 

www.fuerzasmilitares.org (01MAR2017).- Las Farc no entregarán sus armas hoy. Pese a los anuncios del Gobierno y a su intento por cumplir el cronograma de dejación de armas, lo que iniciará es el proceso de registro del armamento de los guerrilleros que están en las 26 zonas veredales.

Sergio Jaramillo, alto Comisionado para la Paz, explicó que en las próximas horas las Farc y la misión de la ONU se desatrasarán de lo que no han podido hacer del plan acordado: registrarán las armas, destruirán el material inestable, e iniciarán la dejación del 30 % de las armas.

Las Farc, por su parte, confirmaron que iniciarán el proceso, “a pesar de los evidentes retrasos en la adecuación logística de las zonas y puntos transitorios de normalización, realizaremos como asunto que atañe únicamente a las Farc y a la ONU, según el protocolo acordado, el registro de las armas de todos los campamentos y reajustaremos el plan de destrucción de armas o explosivos”, declaró alias Iván Márquez, quien fungió como jefe de la delegación de las Farc en las negociaciones de paz.

La guerrilla anunció también que para dar inicio a la dejación de armas, los miembros de las Farc que integran el Mecanismo de Monitoreo y Verificación (cerca de 500 personas) entregarán sus armas en custodia a las Naciones Unidas, aunque no precisaron la fecha en que lo harían.

El proceso no será fácil. El capitán de fragata Gustavo Castillo, observador internacional del mecanismo, le explicó a EL COLOMBIANO que es muy dispendioso el registro de cada una de las armas: “es un censo persona a persona y no puede faltar nadie, además como los milicianos no están en las zonas se hace más difícil poder determinar cuáles son sus armas, sin embargo, los términos son asuntos que no se ha terminado de acordar entre las partes”.

Por eso él no pudo precisar cuánto tiempo podría tardar el registro; no obstante, el Gobierno Nacional insiste en que todas las armas de las Farc estarán en los contenedores antes del 1 de junio.

Lo que sí dijo Castillo es que la dejación de armas se realizará en actos privados en los que únicamente participarán las Farc y la ONU: “El componente internacional se aparta del mecanismo para recibir las armas de parte de las Farc”.

En estos momentos, según el acuerdo y como lo aclaró el capitán, no podrá asistir la prensa y solo quedarán en reserva los registros que haga la misión de la ONU en Colombia. Al término de cada actividad, la misión le entregará un informe al mecanismo tripartito, en el que tiene presencia el Gobierno Nacional.

Ya están en las sedes locales del Mecanismo los contenedores (en Antioquia están en Medellín), en los que se guardarán las armas que dejarán las Farc, lo que falta es que se pueda establecer “con toda seguridad” el lugar donde se colocará para que no se presente ningún problema con ellas, anotó Castillo.

Ambas partes, Gobierno y Farc, dijeron que mantienen la voluntad de avanzar, lo más pronto posible, con este proceso pese al retraso en el cronograma establecido en el acuerdo de La Habana.

¿Qué es lo tienen las Farc?

Fuentes de inteligencia militar le revelaron a este diario hace 7 meses que las Farc podrían tener hasta 45 mil armas de diferente tipo: fusiles, ametralladoras, pistolas y explosivos. Sin embargo, el panorama actual sería diferente con lo que se ha podido observar tras la entrada de los guerrilleros de ese grupo a las zonas veredales transitorias de normalización. Según la oficina del Comisionado para la Paz, fueron 6.900 guerrilleros los que ingresaron a esos puntos y, cada uno, presumen analistas, entró con mínimo un fusil de dotación.

La Fundación Ideas para la Paz, que ha realizado varios estudios sobre el desarme de las Farc, informó que se debe aclarar lo más rápido posible la cantidad y el tipo de armas que tiene ese grupo guerrillero, especialmente los milicianos. 

“No tenemos ningún estimativo más allá de las cifras oficiales, pero en su momento hicimos algunas preguntas sobre esta cifra, respecto a la relación hombre-arma y dijimos que, en comparación a otros procesos de desarme en el mundo, esta sería la relación más alta (45 mil armas vs 7.000 integrantes). Ahora bien, tendrá que aclararse cuántas armas y de qué tipo tienen las milicias”, afirma Eduardo Álvarez, coordinador del área de dinámicas del conflicto y negociaciones de paz de esa fundación.

Para John Marulanda, consultor en seguridad y defensa, la variedad del armamento de las Farc es de tal magnitud, que “incluso llegaron a tener problemas logísticos para poder surtir de munición a todos los tipos de fusiles de asalto que tienen, la mayoría con calibres diferentes”. Según este experto, las Farc llegaron a contar hasta con armamento “que era fabricado por ellos como algunos explosivos, hasta misiles antiaéreos rusos de primera y segunda generación que tuvieron muchos problemas de guía y batería”.

Sobre el armamento que se ha logrado observar tras la entrada de los insurgentes a las zonas veredales, Marulanda asegura se pudo comprobar lo que los organismos de inteligencia siempre pensaron: “que cada guerrillero raso contaba por lo menos con un fusil, los de élite con pistola y fusil, y muchos otros con armas de acompañamiento como las ametralladoras”.

“Se observaron varios Barret calibre .50 que son fusiles de precisión muy exitosos y apetecidos por muchas fuerzas armadas, pero la duda que queda es lo que podría pasar con las armas de los milicianos que por lo general son armas cortas como pistolas y también granadas de fragmentación”, agregó.

¿Y los seriales de las armas?

Según el Acuerdo Final, firmado por el Gobierno y las Farc, en el anexo A del “Protocolo y Anexos del capítulo de Dejación de Armas”, está estipulado que “el registro, identificación y marcado de las armas lo realizará componente internacional del mecanismo de verificación”.

En el procedimiento que se debe realizar no se contempla obtener el número serial de las armas, algo que según Jeremy Mcdermott, codirector de Insight Crime, es “muy delicado porque se estaría ocultando de manera definitiva la posibilidad de rastrear de dónde llegaron y esclarecer muchos crímenes cometidos con ellas”.

John Marulanda aseguró que el serial es como la identidad del arma, “de ahí se sabe de dónde viene, qué empresa la fabricó, cómo y en dónde se vendió, entonces eso se convierte en un problema de seguridad nacional, hace años se logró identificar que muchos fusiles venían de las fuerzas armadas de Venezuela y Ecuador o de mercados de Nicaragua y El Salvador”.

Por su parte, la exministra de Defensa, Martha Lucía Ramírez, indicó que hubo “ingenuidad” por parte de los negociadores del Gobierno al no incluir el serial de cada una de las armas que se entregarán por parte de las Farc.

“Con esto, nos quedamos sin la posibilidad de hacer la trazabilidad, no sabremos quiénes fueron los fabricantes, ni a quiénes habían vendido esas armas y mucho menos cómo entraron a Colombia y, lamentablemente, hubo casos como el atentado a Jorge Visbal (expresidente de Fedegán), en el que se utilizó un rocket que era de los del ejército ecuatoriano con serial y todo, entonces es inexplicable cómo con el acuerdo se priva esta información”, aseguró la exfuncionaria.

Contrario a esto, la Fundación Ideas para la Paz, dice que “este es un proceso de dejación de armas y disposición final. Por lo tanto, el rastreo está excluido, ya que el rastreo busca atribuir responsabilidades, lo cual no es el caso colombiano con las Farc. Además, hay que tener en cuenta que muchas de estas armas son hechizas (no tienen serial)”.

 

(elcolombiano.com)