Maniobras con Infantería de Marina de los Estados Unidos
Maniobras con Infantería de Marina de los Estados Unidos.

www.fuerzasmilitares.org (29MAY2017).- En septiembre Naciones Unidas recibirá, por parte del Gobierno de Colombia, una propuesta de estrategia que ofrecerá diferentes servicios de seguridad con los que ya cuenta el país, específicamente, de los integrantes del Ejército Nacional.

Así se lo reveló el general Alberto José Mejía, comandante de esa institución, quien confirmó que será el presidente Juan Manuel Santos el que presente a la ONU esta intención.

“El Presidente va a dar anuncios muy importantes en septiembre en su visita anual a las Naciones Unidas. Allí va a presentar su visión de la participación de Colombia en su intención de exportar seguridad. La principal idea es poder lograr que otros países no sufran lo que ha sufrido Colombia”, asegura el alto oficial, quien agrega que los años 2018 y 2019 serán claves en este proceso de potenciar la exportación de seguridad del país hacia el mundo.

Precisamente hace tres meses, el general Mejía le reveló a este medio que además de la posibilidad de extender la cooperación del Ejército en otras tareas de paz de la ONU, la Organización del Tratado del Atlántico Norte (OTAN), tiene interés en que soldados colombianos participen en algunas de sus misiones, como por ejemplo la Fuerza Internacional de Asistencia a la Seguridad (Isaf, según sus siglas en inglés), que se adelanta en Afganistán.

“Nos están ofreciendo la participación para hacer un despliegue en este país de Asia. Es un tema complicado, pero hay ofrecimiento de misiones tanto de primera línea de combate como de instrucción, entrenamiento y preparación de capacidades de los afganos”, dijo el alto oficial.

Aunque solo hasta septiembre se sabrá si la ONU acepta o no la propuesta del Gobierno Nacional, el Ejército ya puso en marcha un plan para fortalecer sus centros de formación académicos y militares para tener personal listo y disponible en caso de que la respuesta sea positiva.

La idea es que haya capacidad de tener hasta 5.000 integrantes de la Fuerza Pública en diferentes misiones internacionales. “Se está trabajando de manera acelerada todo lo que tiene que ver con el fortalecimiento de la Escuela de Misiones Internacionales y la creación de una Fuerza de Despliegue Internacional”, agregó Mejía.

Precisamente, EL COLOMBIANO consultó sobre el trabajo que se está adelantando en la Escuela de Misiones Internacionales para cumplir con la intención del Gobierno Nacional y logró confirmar que ya se tienen “planteados los cursos” para los uniformados que serían enviados a otros países”.

Sin embargo, esto aún se encuentra en el papel, pues “mientras no se sepa a qué países se viajará, pues no se tiene el plan específico, ya que cada nación tiene diferentes condiciones y también depende del acuerdo que se hará con las Naciones Unidas”, afirmó un oficial del Ejército que trabaja en el proyecto, pero que prefirió no dar su identidad.

Explicó que el personal asignado para una misión internacional se prepara de manera especial para poder cumplir con su papel.

“La ONU tiene 16 misiones activas, pero cada una es diferente, entonces lo que se hace en la escuela es dar instrucción con el concepto general de cómo funcionan esas misiones, las asesorías, cómo se interactúa, pero cuando ya se decide a qué país se va, entramos específicamente a capacitar sobre ese país”.

Actualmente la Escuela de Misiones Internacionales del Ejército tiene su sede en el Cantón Norte, Bogotá, donde los soldados reciben toda la teoría y también cursos intensivos de inglés, francés y portugués, mientras que su entrenamiento se realiza en las diferentes bases del país, una de ellas es la de Tolemaida.

Policía también se prepara

Aparte del Ejército, la Policía mantiene activa su participación con la ONU en misiones de paz y actualmente, según conoció este diario, esa institución tiene disponibilidad para enviar personal a misiones en Malí, Liberia, República Centro Africana, Congo y Costa de Marfil. Sin embargo, esta decisión no depende de la institución sino directamente de las Naciones Unidas.

La Dirección de la Policía explicó que si bien esa institución participa en misiones de la ONU desde 1992, la finalidad es muy diferente a la de las Fuerzas Militares, incluso cada policía debe estar certificado con estudios específicos para estar en esas actividades.

“Participamos en misiones de estabilización y mantenimiento de paz en países que requieren asistencia en el fortalecimiento, establecimiento y legitimidad de su estado de derecho, por eso, cuando las fuerzas armadas terminan la primera fase de la misión, entra la Policía para tomar control de la situación y evitar fenómenos como narcotráfico, delitos sexuales, hurto, lo que afecta al ciudadano. Esa es una de las diferencias que tenemos en ese tipo de participaciones”.

Actualmente la Policía Nacional tiene personal en Haití y Guinea-Bissau y desde 1992, 810 integrantes de esa institución, entre ellos 13 mujeres, han participado en misiones de la ONU en Guatemala, Estados Unidos, Camboya, El Salvador, antigua Yugoslavia, Mozambique y Sierra Leona.

La misión en Haití, en la que la Policía participa desde 2007, y por donde han pasado 132 uniformados, terminará en octubre, para iniciar una nueva fase y recobrar el sistema judicial de ese país. Está por definir si el contingente colombiano seguirá prestando sus servicios.

¿Ayuda necesaria?

El compromiso de Colombia con las misiones de la ONU no es nuevo, incluso se remonta a la participación del país en la Guerra de Corea (1951-1953) y a la del Batallón Colombia N°3 en la Fuerza Multinacional y de Observadores en el Sinaí para vigilar los acuerdos de paz entre Egipto e Israel.

El profesor de Relaciones Internacionales de la Universidad del Rosario, Mauricio Jaramillo, agregó que “cada misión ha tenido implicaciones, una cara y un contexto diferente. Es muy difícil ponerlas en un común denominador, pero sí se tendría que hacer, ese sería el compromiso de Colombia en el campo multilateral del lado de la paz de estabilización, apoyando el sistema de Naciones Unidas”.

Por su parte, el coronel retirado del Ejército y actual docente de la Universidad de La Sabana, Carlos Alfonso Velásquez, aunque sin conocer el número de militares que puedan salir al exterior, no ve prudente que el Ejército aumente su capacidad para exportar más tropas, precisamente, cuando aún hay muchas zonas en el país que requieren toda la atención de las autoridades.

“Si es un tratado muy vinculante, habría que tratarlo con cierta distancia, porque Colombia en su interior y su exterior inmediato aún no tiene todo solucionado. En su interior debe reajustar a la Fuerza Pública para que pueda brindar la seguridad, especialmente en aquellas poblaciones, unos 300 municipios, donde hubo más presencia de guerrillas, paramilitares y demás y que ahora tienen afectaciones por otros grupos ilegales. Para ese tipo de amenazas se requiere una guardia rural del Ejército, que desdoble parte de su capacidad y también de la Policía. Aparte de esto, tenemos dos problemas fronterizos que no se han solucionado con países cuyos gobiernos no tienen mucho afecto hacia Colombia, como lo son Nicaragua y Venezuela”.

 

(elcolombiano.com)