Emilio TapiaLa juez 57 de garantías aceptó la solicitud presentada por la defensa del contratista Emilio Tapia y ordenó su traslado al Centro de Estudios Superiores de la Policía (CESPO) en el norte de Bogotá para que cumpla la medida de aseguramiento en el proceso que se le adelanta por el llamado ‘carrusel de la contratación’.

Según la solicitud presentada por la defensa del contratista, existía un grave riesgo de seguridad para su cliente si era trasladado a la cárcel La Picota puesto que allá se encuentran recluidos los polémicos miembros del Grupo Nule.

En este sentido indicó que Tapia ha colaborado eficazmente con la justicia entregando información sobre el escándalo de la contratación en Bogotá protagonizada por los Nule y otros funcionarios que también están recluidos en dicho centro carcelario.

Vale recordar que la Fiscalía le imputó a Tapia los delitos de concierto para delinquir simple, cohecho propio e interés indebido en celebración de contratos, de los cuales solamente aceptó su responsabilidad en el primero.

Según el ente investigador Tapia se alió con varios contratistas, funcionarios públicos y miembros de la Alcaldía de Bogotá para apoderarse de los dineros destinados a la ejecución de obras viales en la capital de la República.
En este sentido indicó que buscó por todos los medios que se le entregaran contratos de la reparación de la malla vial y valorización que se adelantó en el Instituto de desarrollo Urbano, IDU entre los años 2008 e inicios de 2010.

"Para los fines propios de tal concertación en la ciudad de Bogotá, usted se reunió para tratar temas de direccionamiento en la adjudicación de contratos de obras para la malla vial en las oficinas de Dávila Dávila Asociados, con los señores Julio Gómez y Álvaro Dávila", señaló el fiscal tercero delegado ante la Corte Suprema de Justicia.

Según la Fiscalía, para lograr sus objetivos Tapia viajó a la ciudad de Miami, Estados Unidos, en 26 ocasiones, entre el 6 de enero de 2008 y el 12 de diciembre de 2010. "Coincidiendo en 9 oportunidades con el abogado Álvaro Dávila; en 22 con el exsenador Iván Moreno, con quien viajó en vuelo privado y en dos con el exalcalde Samuel Moreno Rojas), indicó el representante del ente acusador.

Emilio Tapia