El general (r) Miguel Maza Márquez, horas antes de que se entregara a la justicia.El exdirector del DAS, general (r) Miguel Maza Márquez tuvo que ser trasladado de urgencia a un centro médico debido a los problemas de salud que presentó en el momento en que rendía su indagatoria por su presunta participación en el magnicidio de Luis Carlos Galán el 18 de agosto de 1989.

El militar en retiro tuvo que ser trasladado a la Clínica Santafe en el norte de Bogotá después que se le subió la tensión, hecho que le generó una taquicardia.

El pasado jueves se conoció un informe de Medicina Legal sobre el buen estado de salud físico y psicológico que presentaba el militar para rendir indagatoria.

“El general viene sufriendo alguna afectaciones de salud que se hicieron más grandes a consecuencia de la indagatoria. El médico que lo examinó aconsejó que se suspendiera la diligencia y recibiera una atención más detallada”, indicó el abogado Iván González, quien defiende los intereses del alto militar.

“Él tiene problemas cardiacos, tiene diabetes y tiene hipertensión. Entonces todo eso incide en el estrés. Es recomendable que lo revise un médico antes de continuar con la diligencia”, puntualizó el jurista quien indicó que la diligencia quedó programada para el próximo martes 18 de septiembre a las 8 de la mañana.

Este viernes en la mañana, a su entrada en el búnker de la Fiscalía General, Maza Márquez aseguró que tiene todas las pruebas para responder en indagatoria en el proceso que se le adelanta por su presunta responsabilidad en el asesinato del precandidato presidencial Luis Carlos Galán. 

El ente acusador negó la solicitud de prescripción hecha por la defensa del exdirector del DAS debido a que consideró que la muerte de Galán es un delito de lesa humanidad por lo que el proceso para esclarecerla no puede ser cerrado.

Márquez se encuentra en libertad desde el 20 de enero pasada cuando la Corte Suprema de Justicia declaró la nulidad de su proceso debido a que había sido investigado por un fiscal delegado y no por el fiscal general como debía serlo por su condición de aforado constitucional.

Ahora Márquez, al que se le acusa porque al parecer no tomó las medidas suficientes para proteger al político liberal, volverá a dar su versión de los hechos y después de eso la Fiscalía deberá definir la situación jurídica del uniformado.

elespectador.com