48 horas después de su captura cerca de un centro comercial de la ciudad de El Tigre, en el Estado Anzoátegui de Venezuela, Héctor Germán Buitrago Parada, más conocido como “Martín Llanos”, aceptó su verdadera identidad y de paso el triunfo de las autoridades.

El ex cabecilla de las Autodefensas Campesinas del Casanare (ACC), fue detenido junto a su hermano Nelson Orlando por agentes de la ONA, quienes como resultado de juiciosas tareas de seguimiento y gracias a la información precisa entregada por la Policía Nacional, lograron ubicarlos en plena vía pública.

Aunque “Martín Llanos” exhibió una cédula falsa a nombre de Luis Francisco Gómez López y aparentó ser un simple acompañante de su pariente, algunas inconsistencias en su relato y la insistencia de los investigadores ante la duda que generaban su nacionalidad y su cercanía con alias “Caballo”, mantuvieron activo el intercambio de información entre los dos países, hasta que finalmente reconoció ser el último jefe paramilitar buscado en ambos lados de la frontera.

Para llegar a este individuo, fue fundamental el trabajo de inteligencia policial, basado en controles electrónicos y vigilancias a miembros del clan familiar, dos de los cuales (Héctor Fabio y Carlos Noel Buitrago Vega) fueron capturados a mediados del año pasado en territorio boliviano.

Buitrago Parada, quien además de ser incluido en el afiche de los delincuentes más buscados en Venezuela, tenía vigente una circular roja de Interpol, registra 11 órdenes de captura por homicidio, concierto para delinquir, reclutamiento ilícito, desaparición forzada, secuestro extorsivo, tortura contra persona protegida, narcotráfico y terrorismo.

Al igual que alias “Caballo”, “Martín Llanos” fue condenado por la masacre de 11 funcionarios de una comisión especial de la Fiscalía, quienes fueron asesinados el 3 de octubre de 1997 en zona rural de San Carlos de Guaroa, en el departamento del Meta. De acuerdo con los antecedentes, Héctor Germán Buitrago Parada encabezó además una guerra intestina con el extinto Miguel Arroyabe y el Bloque Centauros de las Autodefensas, enfrentamiento que habría ocasionado más de 1.000 muertes.

Junto a su hermano Nelson Orlando, lideraba una organización trasnacional de tráfico de estupefacientes a través de los Llanos Orientales, Venezuela y Brasil, con destino final a los mercados europeos, actividad por la que entró en disputa con Pedro Oliveiro Guerrero Castillo, alias “Cuchillo” (neutralizado por la Policía el 25 de diciembre de 2010), y Daniel “El Loco” Barrera, por quien se ofrece una recompensa de hasta 5 mil millones de pesos.

Prensa Mindefensa