Delito de Extorsión La extorsión y la microextorsión son delitos que vienen ocupando la atención de las autoridades en el país. Tanto, que el Ministerio de Defensa lanzó en los últimos días una campaña para estimular a los ciudadanos a denunciar a quienes les exigen dinero y a no pagar. 

En la Policía, el director del Gaula, general Humberto Guatibonza, declara que la lucha contra ese delito es permanente, pero reconoce que se trata de una actividad fácil de ejecutar, pero difícil de combatir si la ciudadanía no denuncia. 

Otra de las facetas preocupantes de esta realidad es el creciente uso de menores de edad por parte de los delincuentes para que hagan las llamadas extorsivas o para que recojan los dineros. 

¿Por qué se ha venido incrementando el delito de la microextorsión? 
Los delincuentes han encontrado que es mucho más fácil extorsionar que secuestrar o atracar o robar, delitos en los que ponen en riesgo o peligro su vida. Y además es muy fácil. Para ellos es muy fácil coger un teléfono y empezar a marcar o ir negocio por negocio diciendo que son miembros de una banda y que ellos van a prestar seguridad y deben darles una cuota diaria o semanal. 

¿Pero esa facilidad para los delincuentes implica una mayor dificultad para que ustedes puedan combatir ese delito? 
Exactamente. Ahí tenemos una complicación, pero también tenemos la buena noticia de que la gente está denunciando. Ya no se están tragando el cuento de la seguridad, sino que ya están empezando a denunciar y eso nos ayuda muchísimo porque solamente este año llevamos 2.400 capturas, que es un número muy alto de detenidos por el tema de la extorsión. 

La gente se pregunta, ante los resultados del trabajo de ustedes, con tantas capturas, ¿cuándo se va a acabar con estas bandas y este delito? 
Tenemos que seguir trabajando y llegará un momento en que los logremos controlar. Es un tema que se ha venido trabajando a través de los años; cada vez afinamos más nuestra estrategia y lo que queremos es precisamente eso: que la gente pueda convivir con tranquilidad en Colombia. 

¿Cuántas denuncias han recibido después de que lanzaron la campaña ‘Yo no pago; yo denuncio’? Con la campaña lo que ha pasado es que se han aumentado en un 25 por ciento las denuncias, lo cual es muy bueno. No solamente denuncias. También tengo que contarle que hay gente que aún siente temor, pero nos informa. Es decir, la información también es oportuna, también es válida. Que nos digan: “Mire, en tal parte están extorsionando así y así...”. Eso nos sirve mucho. Hemos recibido más de 10 mil informaciones a ese respecto, lo cual nos da tranquilidad porque nos ayudan con el trabajo. 

¿Cómo hace una persona para denunciar una extorsión sin sentir el miedo de que después el delincuente salga de la cárcel y tome represalias? 
Nosotros lo que hacemos es darle la seguridad a esa persona que denuncia, de que si el delincuente es capturado, no va a salir en un año. Estamos trabajando para que sean tan bien judicializados que las penas sean bien fuertes contra ellos. Lo segundo es que es un deber ciudadano colaborar, porque una parte importante del tema contra extorsión es la sociedad como tal que rechaza este delito. 

Le pongo un ejemplo: si la sociedad no compra cosas robadas, simple y llanamente se acaba quién robe los carros. Entonces, estamos tratando también de concientizar a la gente de que la mejor forma es estar de lado de las autoridades. 

¿Cómo va el tema de la práctica de la extorsión desde las cárceles del país? 
Es un tema que nos preocupa, que sigue creciendo, desafortunadamente. Pero estamos trabajando en soluciones técnicas y científicas. Se ha notado que ya no es una cárcel, sino diez o doce cárceles desde las cuales hay llamadas continuamente. 

¿Para enfrentar este problema en las cárceles el Gaula tiene un grupo especial? 
Con el Inpec estamos haciendo un trabajo muy bueno, en conjunto. Estamos trabajando fuertemente por ahora en el decomiso de celulares, de sim card. 

El país está avizorando un proceso de paz con las Farc, pero la gente tiene temor porque de un proceso de paz con los paramilitares surgieron precisamente muchos de los actuales extorsionistas. ¿Cómo prevenir que, si se legara a dar una desmovilización de ese grupo guerrillero esos integrantes no se dedicarán a extorsionar a la gente? 
El proceso de paz es un tema en el que no me corresponde a mí opinar. Lo que le puedo decir es que seguimos capturando y seguimos combatiendo la extorsión venga de quien venga. Han sido capturados miembros de las Farc que estaban extorsionando, con muy buen resultado. Ellos van a ser juzgados por extorsión, y seguimos trabajando en el tema igual. Nosotros la orden que hemos recibido es arreciar en contra de los extorsionistas. 

¿El Gaula cómo opera en el país? 
En todos los departamentos de Colombia hay un Gaula dispuesto a ayudarle a la gente. 

¿Cómo está el delito de la extorsión por regiones? 
En la costa Caribe hay un tema de bandas criminales, pero son los mismos delincuentes que cambian de bando. Es decir, comenzaron con una cosa y terminan siendo lo que está de moda. Son los mismos delincuentes los que hacen las extorsiones. Estamos combatiendo ese tipo de organizaciones, estamos capturando a sus integrantes, los estamos llevando ante los jueces, porque casi todos los extorsionistas no solo son eso: también tienen homicidios, concierto para delinquir y otro tipo de delitos. 

¿Y los centros urbanos? 
Me preocupan las grandes ciudades. Medellín tiene un problema complicado de extorsión, Cali obviamente, Barranquilla y Bogotá. También empezamos a notar que hay un creciente número de extorsiones en Nariño. Y estamos trabajando para combatirlo precisamente. 

¿Y esa manifestación de crecimiento de extorsiones en algunas partes del país coincide con la comisión de otro tipo de delitos, o se dan ‘puras’? 
Se dan ‘puras’ y se dan, como he dicho, por la facilidad de extorsionar. Usted para extorsionar no necesita sino de un teléfono. No necesita de nada más. Y no se necesitan varias personas. Solamente una es la que hace ese tipo de cosas. 

¿Pero eso hace más difícil combatir ese delito? 
Por eso, entre más denuncias tengamos en contra de esos delincuentes, mucho mejor. Nosotros hemos tenido ya mucha experiencia de que cuando capturamos a un delincuente que está extorsionando a una persona, y lo presentamos en televisión, salen muchas más personas que son extorsionadas por él, y eso lo tienen muy en cuenta los jueces para acumularles las penas. 

¿Y, al parecer, cada vez utilizan más niños en la comisión de ese delito? 
Lo que estamos viendo es que estas bandas están reclutando menores porque saben que las leyes colombianas son diferentes en el tratamiento de los delincuentes. Utilizan a los menores no solo para hacer exigencias, sino para recibir los dineros producto de la extorsión. Este año hemos capturado una gran cantidad de menores, todos vinculados a temas de extorsión y algunos a secuestro, lo cual nos preocupa porque vemos que el uso de menores está siendo cada día mayor en Colombia.

laopinion.com.co