General Francisco Patiño de la Policía Nacionalwww.fuerzasmilitares.org (21AGO2013).- El general Francisco Patiño dijo que con “sencillez”, “humildad” y “sin ningún tipo de triunfalismo” recibe su ascenso, aprobado este martes por el Senado de la República. Expresó además que se trata de una “recompensa” por más de 30 años de trabajo en la Policía Nacional.

Sobre la muerte del joven grafitero Diego Felipe Becerra indicó que ese viernes 19 de agosto de 2011 se presentaron cuatro homicidios en Bogotá y que le informaron que hubo la "pérdida de la vida de un menor de edad en un procedimiento policivo" y por eso pidió que “averigüemos qué pasa, se dejó la investigación a manos del CTI por transparencia, porque uno de los nuestros estaba involucrado”.

En entrevista con Blu Radio, indicó que sólo tres días después (lunes) se trasladó al CAI (como lo ha hecho en otros casos), por ello niega que estuvo en el lugar de los hechos, eso mismo lo constata el padrastro del muchacho. “No estuve. Ni me presté para ningún tipo de manipulación”.

Contó que cuando llegó al CAI (que es un lugar institucional y no clandestino) le informaron que, al parecer, se trató de un hurto en una buseta. “La Fiscalía ya ha comprobado que sí ocurrió un hurto de buseta”. Allí habló por tres minutos con el conductor del vehículo de servicio público y éste le mostró una foto indicándole que el joven Becerra fue quien le había apuntado con una pistola para robarlo.

Explicó, además, que la esposa del conductor Jorge Narváez, se le acercó y le dijo que a su esposo lo iban a matar en represalia por la denuncia (sabían cuál ruta tomaba). Asimismo, "me dijo que no tenían qué comer y por ello le entregué un bono tarjeta regalo (no sé por qué monto... creo que le salió uno de 100.000 pesos), pero fue una cuestión humanitaria", descartando que haya sido para “manipular” la versión del conductor para favorecer al patrullero de la Policía Wilmer Antonio Alarcón, quien le disparó al joven Becerra.

Reiteró que “cuando yo llegué al CAI ya habían radicado la denuncia (…) además fue meses después que dijeron que hubo manipulación. No está claro todavía qué sucedió. Alarcón tiene medida de aseguramiento, pero me dicen que él auxilió al joven después del tiro, eso me dicen, y yo creo en mis policías”.

Asimismo, defendió la actuación del coronel José Javier Vivas, subcomandante de la Policía Metropolitana de Bogotá para el momento de los hechos, quien está investigado también por la presunta participación en la manipulación y alteración de la escena del crimen en la muerte del joven grafitero. “Confío en la honestidad de mis hombres (…) Además no veo la razón por qué manipular, con qué fin (…) Soy un tipo íntegro y no me prestaría para eso, para encubrir a nadie”, pero espera que los responsables paguen.

Dijo que deja la investigación en manos de la Fiscalía. Tratará de “demostrarle al país que no estuve en los hechos” y quiero también demostrarle al Senado que “no se equivocaron con mi ascenso”. 

elespectador.com