Imagen de archivowww.fuerzasmilitares.org (06NOV2013).- La idea que tenía el patrullero de la Policía Wilson Vásquez Rodríguez de pintar la casa de su familia, ubicada en el municipio de Soacha, antes de devolverse para Mocoa (Putumayo) a continuar su carrera policial, se frustró luego de recibir dos impactos de bala que terminaron con su vida.

El hecho ocurrió a la 1 de la tarde del lunes, a pocas cuadras de la vivienda, cuando Vásquez y su hermano gemelo se dirigían en moto a comprar unas pinturas para hacer los arreglos.

A esa hora, de acuerdo con las autoridades, fueron abordados por dos hombres que buscaban quitarles la motocicleta. “Querían robarlos, pero ellos no se dejaron. Fue ahí cuando recibió dos impactos de bala que lo dejaron en el suelo. La otra persona que lo acompañaba solo recibió un ‘rafagazo’”, informó la Policía.

La carrera policial del joven patrullero, quien cumplía 26 años el próximo viernes 15 de noviembre, terminó en el mismo sector en el que comenzó, como integrante de la Policía Cívica de Soacha.

“Su alegría será lo que más extrañaremos. Su entrega a su familia era incomparable; para él estaba primero su papá, el mercado, la ropa. Todo lo de su familia estaba antes que cualquier cosa”, recordó, entre lágrimas, su prima Marcela Vásquez.

La Policía continúa buscando al que se presume sería el tercer responsable del crimen; los otros dos fueron capturados minutos después de cometer el homicidio. Familiares de Vásquez, por su parte, esperan que el cuerpo de su ser querido sea entregado a las 9 de la noche del martes.

eltiempo.com