Imagen de archivowww.fuerzasmilitares.org (08FEB2014).- La Policía Nacional desmanteló dos fábricas que funcionaban al sur de Bogotá y distribuían la mercancía en droguerías de barrio. En un primer allanamiento las autoridades desmantelaron una fábrica clandestina que producía más de mil pastillas por hora.

Los compuestos de los medicamentos eran ácido bórico, material de construcción como cemento, yeso y arena, colorantes artificiales y harina, que mezclados en condiciones de poca salubridad representaban un peligro para los potenciales consumidores, reseña un comunicado de la Policía.

Según las investigaciones, esta fábrica clandestina abastecía droguerías de barrio con medicamentos falsos para tratar enfermedades degenerativas o crónicas,antigripales, analgésicos, anticonceptivos y potenciadores sexuales.

El segundo allanamiento fue en una droguería en la que fueron incautadas 5.000 tapas falsas de color rojo de suero, 100.000 tabletas de vitaminas falsificadas, 800 plegadizas de antidiarreicos, 70.000 pastillas de supuestos antinflamatorios, entre otros supuestos medicamentos.

En este operativo fue capturado el responsable de la droguería quien fue puesto a disposición de la autoridad competente.

"Veíamos la fabricación de unos elementos que no podemos denominar medicamentos porque no lo son, pero sí simulan serlo, donde los componentes para los mismos eran básicamente ácido bórico, material de construcción, como cemento, yeso, arena", señaló en rueda de prensa el director de la Policía Nacional, general Rodolfo Palomino.

Agregó que con colorantes artificiales y harina se engañaba a la gente haciéndoles creer que los medicamentos eran originales por tener etiquetas muy parecidas a las reales, que lograban poner especialmente en las droguerías de barrio.

elespectador.com