El valor de 50 vehículos eléctricos para patrullar se habría inflado en 900 millones de pesos.

Una serie de irregularidades en la licitación y compra de 50 biciclos eléctricos o vehículos transportadores autobalanceados, en cabeza de la anterior gerencia del Fondo de Vigilancia y Seguridad (FVS) del Distrito, están siendo investigadas por la nueva dirección de esta entidad.

De entrada, se calcula que hubo un sobrecosto cercano a los 900 millones de pesos en la compra de estos equipos, adquiridos para fortalecer las labores de patrullaje de la Policía Metropolitana. Razón por la cual esta semana el Distrito pondrá el asunto en conocimiento de la Fiscalía, la Personería, la Procuraduría y la Contraloría.

 

Todo empezó el 4 de febrero del 2011, cuando el entonces comandante de la Policía Metropolitana de Bogotá, general Francisco Patiño, pidió formalmente al anterior gerente del FVS, Mauricio Fernando Solano Sánchez, la compra de 50 transportadores autobalanceados de la marca Segway para fortalecer las herramientas de control y vigilancia en la capital. El 28 de julio, el oficial envió por escrito las especificaciones técnicas de los equipos.

El FVS hizo la apertura de la licitación el 11 de noviembre del 2011, con un presupuesto oficial de 1.394 millones de pesos, basado en dos cotizaciones a las firmas Segway Colombia y Suzuki Motor de Colombia. El proyecto de pliego de condiciones se había publicado el 27 de octubre en la página www.contratos.gov.co, pero ese día y el 3 de noviembre la Policía envió al FVS dos comunicados, en los que señalaba: "Las especificaciones técnicas de los equipos definidas en el formato 1 del pliego de condiciones no cumplen con las características requeridas".

El 17 de noviembre Patiño envió un escrito a Solano en el que indicaba que, en vista del cambio de parámetros técnicos en los biciclos eléctricos, prefería adquirir motocicletas.

Según el actual gerente de la entidad distrital, Polo Ávila Navarrete, "solo eso ya era motivo para suspender la licitación, lo cual no ocurrió".

Ese mismo día el FVS hizo una modificación al pliego de condiciones y suprimió el nombre comercial Segway para abrir la posibilidad a otros proponentes.

Sin embargo, un profesional de la Subgerencia Técnica y un ingeniero de la entidad que hicieron los estudios de mercado para esta compra no fueron consultados ni sobre este particular ni sobre el cambio de los parámetros técnicos consignados en la licitación. Por esta razón, uno de ellos expresó, en memorando interno del 21 de noviembre, que "no era recomendable la adquisición de estos elementos".

Ávila dijo que otra situación que ya está siendo investigada tiene que ver con la confusa recepción de las propuestas. "En el acta de cierre (23 de noviembre a las 11 a.m.) solo figuró una firma (Auto Unión S.A.), pero al revisar la urna aparecieron dos propuestas -dice Ávila-. La otra correspondía a AutoExpress Morato, que finalmente se quedó con la licitación".

Pese al accidentado proceso, el 9 de diciembre de 2011 se adjudicó la licitación por 1.262 millones de pesos.

Al conocer este caso, hace 15 días, el actual gerente del FVS hizo su propia indagación y obtuvo el registro de importación de la Dian de 72 equipos T-Robot-W, desde China, por un valor de 146.351 dólares. A esta cifra se le sumaron los costos de importación, impuestos y utilidad -calculados por el propio Distrito- y resultó que el valor de cada aparato, elementos de seguridad incluidos, era de 7,3 millones de pesos. Con lo cual, los 50 aparatos adquiridos sumaban 367 millones de pesos. "La diferencia con el valor contratado puede llegar a unos 895 millones de pesos y queremos que nos justifiquen ese valor", dijo Ávila.

El FVS giró en diciembre 631 millones de pesos, correspondientes al 50 por ciento de la compra, pero la entidad dejará en manos de los organismos de control la decisión sobre la otra mitad del dinero.

'Puedo justificar todos los costos'

Luz Ángela Suárez, representante legal de AutoExpress Morato, aseguró a EL TIEMPO que, si algún organismo de control llegara a requerirlo, podrá justificar el valor que se cobró por cada biciclo eléctrico (aproximadamente 21 millones de pesos), traído de China. Por otra parte, un importador de estos medios de transporte consultado por este diario y la actual gerencia del FVS coinciden en que los precios finales están desfasados, incluso calculándolos en un tope alto. Suárez insiste en que AutoExpress Morato no infló el precio.

Solano responde

El exgerente del Fondo de Vigilancia, Mauricio Solano, dijo a EL TIEMPO que "abrimos un proceso de licitación y se adjudicó a la propuesta más barata y de mayor conveniencia para la ciudad".

Y agregó: "Desconozco si hubo un sobrecosto, porque yo no compré los equipos ni los importé. Unos comités se encargaron de estudiar las dos propuestas".

Carlos Guevara/eltiempo.com