Cristian Camilo Ordóñez Zapata fue dejado en libertad y el uniformado que lo capturó fue trasladado al Putumayo.
Cristian Camilo Ordóñez Zapata fue dejado en libertad y el uniformado que lo capturó fue trasladado al Putumayo.

www.fuerzasmilitares.org (21AGO2015).- Cristian Camilo Ordóñez Zapata fue dejado en libertad y el uniformado que lo capturó fue trasladado al Putumayo. Se conoció que el pasado 5 de julio fue detenido en Villavicencio Cristian Camilo Ordóñez Zapata, hijo del coronel Aurelio Ordoñez Villamil, subcomandante de la Policía Metropolitana de Bogotá, por el delito de tráfico, fabricación y porte de estupefacientes.

Según reporta el informe de la URI de la Fiscalía de esa ciudad, el joven de 20 años de edad transportaba en su moto 232 gramos de marihuana empacados en bolsas plásticas y en las cuales llevaba 43 cigarrillos del alucinógeno. Fue detectado por un control en la vía que ejercían policías de Tránsito y Transporte.

Sin embargo, en un aparte del informe aparece consignado que “una vez en las instalaciones de la Uri, después de haberlo puesto a disposición del fiscal de turno, el joven Cristian Camilo Ordoñez Zapata manifestó ser hijo del señor coronel Aurelio Ordóñez Villamil, subcomandante de la Policía Metropolitana de Bogotá”. Horas después el joven quedó libre, según información extraoficial de la Policía, porque llevaba sólo la dosis personal.

Se pusieron a la tarea de averiguar a qué peso equivale la dosis personal de marihuana, basándose en la ley 30 de 1986. Y encontró que la dosis personal es de máximo 20 gramos de cannabis, según la Corte Constitucional y la Corte Suprema de Justicia en casación del 17 de agosto de 2011. En el informe de la Fiscalía dice textualmente que en total fueron 43 envolturas en papel blanco mantequilla con una sustancia vegetal de color verde y olor fuerte característico a la marihuana, lo que sumó 232 gramos, es decir casi media libra de la sustancia.

Fueron dos uniformados de la Policía de Tránsito quienes conocieron el caso y condujeron al joven ante el fiscal. Los patrulleros Luis Alfonso Aranda Marín y Juan David Huepa Reyes. Quien estuvo a cargo del operativo y figura como primer respondiente es Aranda Marín, el mismo del que se conoció, 12 días después, fue solicitado el traslado para uno de los departamentos más alejados del país, Putumayo, con serias complicaciones de orden público.

Luego de haber estado durante cerca de 5 años en la capital del Meta, el argumento que da la institución es que es una necesidad del servicio y, según otros superiores, la antigüedad lo justifica. Sin embrago, en el mismo lugar de trabajo hay uniformados que llevan más de doce años de labor en la misma zona y ahí continúan.

Finalmente, el pasado 4 de agosto de 2015 a las 4:22 de la tarde, el patrullero que lideró el operativo que dio con la detención del hijo del coronel Ordóñez recibió la notificación de la dirección de Talento Humano en la que le indican del traslado por orden administrativa de personal ceñido a las directivas del mando institucional, orden que fue firmada por el mayor general José Vicente Segura, quien es director de esa oficina.

Se contactó al patrullero, quien prefirió guardar silencio frente al tema por políticas de la institución y temor a represalias. Por su parte, el subcomandate de la Policía Metropolitana de Bogotá, de manera extraoficial, confirmó que el joven detenido es hijo del primer matrimonio y que este es un tema personal, que desconoce el traslado del uniformado. También señaló que es él el primero es hacer justicia en la lucha contra el microtrafico.

Se espera que sean las autoridades las que determinen si realmente 232 gramos de marihuana equivalen a una dosis personal, argumento con el que habría sido dejado el libertad el joven y si existe alguna intención en el traslado del patrullero que capturó al hijo de un superior o todo forma parte de coincidencias.

lafm.com.co