Un coronel podría ir a la cárcel por irregularidades en contrato de seguridad informática para la Contraloría. Imagen de archivo
Un coronel podría ir a la cárcel por irregularidades en contrato de seguridad informática para la Contraloría. Imagen de archivo

www.fuerzasmilitares.org (13DIC2015).- Un contrato para proteger la información que guarda en sus archivos electrónicos la Contraloría tiene en líos judiciales a un oficial de la Policía. La Fiscalía pidió a un juez de Bogotá llevarlo a la cárcel mientras se juzga su responsabilidad por posibles irregularidades en ese convenio.

El organismo investigador pidió cobijar con medida de aseguramiento a Jairo Gordillo, un coronel de la Policía al que se le adjudican las probables violaciones a la ley de contratación estatal. A juicio de los investigadores, fue él quien impartió las directrices para escoger al contratista, Mnemo Colombia SAS, sin siquiera adelantar estudios previos, como lo exige legislación.

La protección de los datos de la Contraloría se adelanta mediante un contrato de colaboración que está a cargo de la Policía Nacional. En desarrollo de esa directriz, Gordillo participó en el proceso tendiente a escoger a la empresa responsable del manejo del esquema de seguridad de la información.

Según datos aportados por la Fiscalía, el coronel no adelantó estudios previos. Eso significa que la contratista fue elegida sin siquiera tener la certeza de que tendría la capacidad para cumplir con los compromisos, pues ni siquiera estaban claramente precisados los objetivos de esta tarea.

A juicio del ente investigador, el propósito de esta contratación no era satisfacer las necesidades en materia de seguridad informática de la Contraloría sino atender sus propios intereses. Por eso, dice la entidad, impartió órdenes a subalternos para asegurarse que el proceso se adelantara tal y como él lo requería.

En criterio del fiscal del caso, no hay por qué pensar que el uniformado no fuera consciente de cuáles eran los procedimientos previos que debía adelantar. Por eso, a su entender, no es creíble que desconociera el deber legal de adelantar estudios previos al proceso de escogencia del contratista.

Por todo esto, el órgano de investigación le imputó al coronel Gordillo los cargos de contrato sin cumplimiento de requisitos legales y falsedad ideológica en documento público. A través de testimonios de otros uniformados, pretenderá demostrar que el policía sí incurrió en estas actuaciones irregulares.

Se espera que el próximo lunes el juez 65 penal de Bogotá con funciones de control de garantías defina si envía a la cárcel o no al oficial. Para la Fiscalía, si no lo hace, podría ponerse en riesgo el proceso, pues incluso cree probable que se dé a la fuga, sin responder por sus actos.

semana.com