La resolución 5916 del 12 de octubre de 1984 estableció la manera como se debía conformar el escudo de la Policía Nacional.
La resolución 5916 del 12 de octubre de 1984 estableció la manera como se debía conformar el escudo de la Policía Nacional.

www.fuerzasmilitares.org (20FEB2016).-  Al menos así lo deja ver un fallo del Consejo de Estado, que negó una demanda que buscaba eliminar la expresión “Dios” del escudo de la entidad.

“Dios y patria” es la expresión con la que saludan y se despiden los miembros de la Policía. Ello obedece a que ese enunciado hace parte del escudo y de la simbología propiade la institución. Y así seguirá siendo gracias a un fallo del Consejo de Estado, que negó una solicitud para eliminar la palabra “Dios” de ese emblema.

La resolución 5916 del 12 de octubre de 1984 estableció la manera como se debía conformar el escudo de la Policía Nacional. De ahí que, en sus cuatro primeros artículos, haga referencia a ese ser superior con el cual se identifican las tres principales religiones monoteístas.

Para el ciudadano Luis Fernando Jaramillo Duque, esa referencia contrariaba el deber de las instituciones de no adherir a ningún credo religioso, teniendo en cuenta el carácter laico del Estado colombiano consagrado en la Constitución Política.

Según él, el hecho de evocar a un ser con el que se identifica determinado culto hace que la Policía sea vista como una institución que comparte ese mismo credo. La Carta Política, en cambio, les ordena completa imparcialidad a las autoridades.

Por eso, el ciudadano demandó la expresión ante el Consejo de Estado. La buena noticia para quienes profesan ese mismo culto y para quienes sin hacerlo no riñen con él es que la Policía podrá seguir declarándose identificada con “Dios” en su escudo.

El alto tribunal de lo contencioso administrativo negó las pretensiones de la acción por considerar que la referencia a Dios no convierte a la Policía en partidaria de determinada confesión religiosa.

Al contrario, el Consejo de Estado cree que esa invocación “destaca un valor positivo, que debe guiar la actividad de sus integrantes, para dar lo mejor de sí mismos en pro de la consecución de los fines esenciales del Estado”.

Y es que la misma Constitución invoca al Dios. De hecho, el fallo recuerda cómo la propia Corte Constitucional le dio su bendición a esa expresión, por cuanto la consideró una referencia general que no desconoce la estricta separación que existe entre la Iglesia y el Estado.

La Policía, entretanto podrá mantener tal cual su escudo y, en las ruedas de prensa y demás eventos, los altos oficiales podrán seguir invocando al creador y a la patria como saludo.

semana.com