Rubén Dario Rozo Giraldo se mostró tranquilo ante la apertura de una investigación disciplinaria por los presuntos delitos de amenazas, injuria y utilización ilegal de uniformes.
Rubén Dario Rozo Giraldo se mostró tranquilo ante la apertura de una investigación disciplinaria por los presuntos delitos de amenazas, injuria y utilización ilegal de uniformes.

www.fuerzasmilitares.org (18ABR2016).- El abogado Jesús Vergara calificó como parte de “una persecución” la destitución del patrullero Rubén Darío Rozo de la Policía Nacional.Asegura que la sanción es desproporcionada puesto que su cliente lo único que hizo fue presentar una serie de quejas frente a las irregularidades que se estaban presentando dentro de la Institución.

“Es una decisión injusta, es la decisión más dura que he visto yo en materia disciplinaria, solamente por el hecho de hacer una comparación de derechos laborales a través de una red social”, precisó el defensor del policía, quien en 2015 publicó unos videos en YouTube asegurando que se desconoce la meritocracia para ascender.

En los cinco videos publicados desde su cuenta personal, el patrullero aparece con seis policías que portan una capucha y el letrero: “Gobierno Santos enemigo de la Fuerza Pública”. Para el jurista se desconocieron los derechos de su defendido puesto que no se valoraron las pruebas trasladas desde la Justicia Penal Militar.

“Hay una persecución porque el patrullero Rozo se dio a la tarea de hacer unas comparaciones laborales, una explicación académica y la Policía la está tomando como una actitud deliberante, lo está tomando como si se se convocará a un paro lo cual no es cierto”, precisó el abogado.

El patrullero Rozo fue suspendido de la Institución en noviembre de 2015. Su defensa presentó el recurso de apelación contra el fallo emitido este lunes, sin embargo considera que no cuenta con las garantías por lo que pidieron “a gritos” que la segunda instancia sea asumida por la Procuraduría General asumiendo el poder preferente.

En el fallo de primera instancia se advierte que el patrullero incurmplió el numeral 5, artículo 34, la ley 1015 de 2005 que califica como “falta gravísima” del Régimen Disciplinario para la Policía.

Esto por “realizar, promover o permitir actividades tendientes a paralizar total o parcialmente la prestación del servicio que corresponde a la Institución”. El patrullero manifestó que dentro de la Institución se vulneraban los derechos de los policías de bajo rango.

La denuncia en contra del patrullero fue presentada por el entonces director de la Policía Nacional, general Rodolfo Palomino por los delitos de amenazas, injuria y utilización ilegal de uniformados.

elespectador.com