Antes de finalizar 2016 se habrán capacitado 30 mil hombres en temas de paz.
Antes de finalizar 2016 se habrán capacitado 30 mil hombres en temas de paz.

www.fuerzasmilitares.org (14MAY2016).- Ante la posibilidad de un histórico acuerdo de paz con la guerrilla de las Farc, el Gobierno quiere asegurarse de que la labor de la Policía persista en un escenario de posconflicto. Es por esto que desde hace un año trabaja en el proceso de modernización de esa institución y en la formación de sus hombres.

Según la dirección general de la Policía, ya van 10 mil uniformados ‘graduados’ en posconflicto y se espera que antes de finalizar 2016 sean por lo menos 30 mil los hombres entrenados para enfrentar los retos que suponen la consolidación de la paz y la seguridad ciudadana.

Entre esos 10 mil policías certificados hay patrulleros, oficiales y suboficiales que estarán en zonas rurales del país, trabajando con las comunidades en temas agrarios, ambientales y de paz.

Dentro del “entrenamiento para la paz” los uniformados recibieron formación en derechos humanos e inteligencia emocional, social y colectiva, entre otros temas establecidos en el Plan Estratégico Institucional, que apunta a construir comunidades seguras y en paz.

El modelo de Policía para el posconflicto, se trabajará en cuatro frentes fundamentales: la consolidación del servicio de policía en el campo,fortalecimiento de la seguridad ciudadana, optimización de la investigación criminal y dinamización de la cooperación internacional.

La Policía, clave para la paz

Entre los "proyectos prioritarios" mencionados por el presidente Juan Manuel Santos, destacan la reparación a las víctimas del conflicto, tanto de guerrillas como de paramilitares, el desminado y el mejoramiento de la infraestructura social, retos en los que también la Policía mantendrá un rol clave.

Pero sin duda el mayor reto de estos uniformados será dar respuesta integral a los problemas particulares de seguridad de cada región. Para desarrollar este modelo, la Policía dispondrá del Sistema Integrado de Seguridad Rural (SISER) y del programa T. GER+, Transformación de la Gestión Bajo un Enfoque Regional orientado al ciudadano. 

Asimismo, la Policía no solo garantizará el retorno de los desplazados a sus tierras, sino que también se quedará con el campesino para brindarle seguridad y ayudarle a recuperar su capacidad productiva, tal como lo vienen haciendo con 414 iniciativas, lideradas por 1.193 policías certificados como técnico agropecuarios. Sin embargo, la meta es aumentar este año a 3.000 policías gestores. 

El conflicto armado colombiano ha involucrado desde los años 1960 a guerrillas, a fuerzas del Estado y a paramilitares, estos últimos desmovilizados durante un proceso promovido hace una década por el gobierno.

Muchos exparamilitares, sin embargo, engrosaron las filas de bandas criminales, llamadas Bacrim, luego de desmovilizarse. Esas bandas criminales son otro de los retos de seguridad para la Policía y las Fuerzas Militares que en la actualidad mantienen una guerra declarada en contra de estas estructuras dedicadas al narcotráfico y la minería ilegal.

El conflicto armado en Colombia deja ya oficialmente unos 260.000 muertos, 45.000 desaparecidos y 6,6 millones de desplazados.

elespectador.com