Policías Corruptos
Brayan Jesús Tuirán Cabrera, policía activo. Alfredo Enrique Sanjuán Salcedo, en proceso de reintegro.

www.fuerzasmilitares.org (24NOV2016).- En la tarde del pasado viernes, la Policía capturó en Barranquilla a un miembro activo de esa institución que intentaba atracar una tienda ubicada en la carrera 20 con calle 45B. En el mismo operativo también se capturó a un exagente que estaba adelantando proceso de reintegro.

Los policías atracadores dieron con unos patrulleros que pasaban por el lugar, quienes al darse cuenta de lo que ocurría frustraron el robo, iniciándose una persecución que terminó a las 5 de la tarde en el barrio El Carmen, cerca al colegio Sofía Camargo de Lleras, donde finalmente se pudo aprehender a los delincuentes.

El uniformado activo que fue detenido responde al nombre de Brayan Jesús Tuirán Cabrera, de 24 años, quien fue impactado en el brazo derecho en medio de un cruce de balas con los policías que le dieron captura, quienes presumiblemente son "los buenos" (ya ni se sabe). El policía atracador que resultó herido fue trasladado a la clínica Saludcop de la carrera 18, sobre la avenida Cordialidad.

El cómplice de Turian también fue detenido, se trata de Alfredo Enrique Sanjuán Salcedo, de 26 años, que tras ser retirado de la institución, adelantaba un proceso de reintegro. Ambos delincuentes se habían graduado en la escuela de Policía en diciembre de 2012. Sanjuán Salcedo fue conducido esposado a la Unidad de Reacción Inmediata de la Fiscalía.

A los dos delincuentes les fue incautado un revólver Cassidy calibre 38 y seis cartuchos sin percutir, un celular Moto G de primera generación y una moto de marca FZ, de colores rojo y blanco, con placa QGZ-58C. Los capturados fueron indiciados por los delitos de hurto calificado agravado y porte ilegal de armas.

Tras estos hechos bochornosos, luego resultaron detenidos por microtráfico tres policías del CAI de Rebolo, entre ellos el propio comandante del CAI. Urge una depuración de la Policía Nacional en Barranquilla, no es posible que la población tema ser atracada por quienes tienen el deber de protegerles, o que las personas vean a los Centros de Atención Inmediata (CAI) de la Policía Nacional como lugares de expendio de drogas. La imagen de la Policía Nacional en Barranquilla en este momento está por el suelo.

 

(Douglas Hernández, Medellín)