Este lujoso Ferrari fue incautado al delincuente alías "Rasguño", y una vez aplicada la extinción de dominio, fue asignado a la Policía Nacional, que lo adaptó como una patrulla de exhibición.