El presidente Juan Manuel Santos, acompañado de la cúpula militar, llegó al Puente de Boyacá y realizó un balance de sus dos años de gobierno. / PresidenciaCon la evidente intención de acallar a sus principales críticos, el presidente Juan Manuel Santos se presentó en el histórico Puente de Boyacá para conmemorar los 193 años de la Independencia de Colombia y aprovechó para hacer un balance de sus dos primero años de gobierno, en respuesta a quienes descalifican su gestión.

Por este motivo fue enfático al afirmar que “no vamos a dejar que nada ni nadie ponga en tela de juicio ni nuestra voluntad ni nuestros resultados”. Aunque no citó nombres en su discurso, en una entrevista ya había manifestado que sus enemigos son la extrema izquierda y la extrema derecha. Los mismos sectores que en el marco de los debates del ya aprobado Marco Legal para la Paz y de la reforma al fuero militar han lanzado contundentes críticas que van hasta sugerir la posibilidad de que sean los tribunales internacionales los que impartan justicia en el país, pues, señalan ellos, esas dos iniciativas apuntan a la impunidad.

Dejando de lado las evidentes diferencias con otros sectores políticos, el presidente Santos rindió cuentas de los avances en materia de seguridad, uno de los temas que más se le ha criticado a su gobierno, en especial por parte de su antecesor y ahora principal opositor, el exmandatario Álvaro Uribe Vélez, y que en la actualidad es el que más lo afecta en las encuestas.

Al respecto, Santos afirmó que “en la primera mitad de nuestro gobierno las Farc han perdido cuatro frentes, tres columnas móviles, una guerrilla y una escuela de entrenamiento. (…) Todo esto lo estamos logrando con el plan de guerra ‘Espada de Honor’, que comenzó a implementarse este año y busca debilitar a las guerrillas y llevarlas a su desarticulación mediante operaciones sostenidas en las zonas donde se han refugiado”.

Por este motivo anunció una importante inversión en más helicópteros Black Hawk, equipamientos de combate nocturno y para acción antiminas, vehículos blindados para transporte de tropa, lanchas patrulleras, botes para operaciones fluviales, lanchas rápidas para guardacostas y el mantenimiento y la modernización de las fragatas y submarinos. Además, para la Fuerza Aérea anunció la adquisición de aviones para transportar la tropa, sistemas de aeronaves tripuladas por control remoto, armamento para los helicópteros y modernización de los aviones Kfir.

Santos aprovechó para destacar el rumbo económico que lleva la Nación. “Ayer se conoció la última cifra de inversión extranjera, que en lo corrido del año —según datos provisionales— ya superó los 10.000 millones de dólares”, afirmó el mandatario, y agregó que “si el año pasado batimos récord en inversión extranjera recibida, hoy podemos decir que este año vamos mejorando nuestra marca en un 20%, y vamos a batir un nuevo récord”.

Otro de los temas que destacó Santos en el balance de su “primer tiempo” de gobierno fue la reducción de las cifras de desempleo, sobre las cuales afirmó que “el mundo está viendo a un país que creó más de 2 millones de empleos en los últimos dos años, en tanto las grandes economías constatan con angustia cómo disminuyen los puestos de trabajo”.

De este modo, el presidente Santos se refirió a sus primeros 24 meses de mandato y ratificó la que se ha convertido en la nueva estrategia de su gobierno: evitar las polémicas y dar a conocer los resultados, plan que empezó a implementar hace algunos semanas con la rendición de cuentas que adelanta por todo el país con el nombre de “Vuelta a Colombia”.

elespectador.com