Federico Rengifo (der.)El Ministro del Interior, Federico Renjifo, acudirá el martes al departamento del Cauca, donde están reunidos miles indígenas que quieren fuera de sus territorios tanto a la fuerza pública como a la guerrilla y que exigen dialogar directamente con el presidente Juan Manuel Santos.

Una fuente del Ministerio del Interior dijo que los líderes del pueblo nasa, cuyos delegados no se presentaron el domingo a una cita de trabajo con el Ejecutivo, le extendieron una invitación a Renjifo para que acuda mañana al resguardo de La María, en el Cauca.

Agregó que representantes de los aborígenes dialogaron por teléfono con el titular de la cartera del Interior y "él estará este martes en La María".

Sin embargo, señaló que la presencia del ministro en el resguardo no significa "la reanudación de los diálogos" entre el Ejecutivo y los aborígenes.

En La María están congregados desde el sábado unos 15.000 indígenas que llegaron desde diversas partes del país a celebrar un encuentro que tiene como eje la puesta en común de su iniciativa de paz, con la que buscan expulsar de su territorio a todos los actores armados del conflicto.

El diálogo entre el Gobierno y los indígenas colombianos quedó en un punto muerto después de que los segundos dieran un plantón el domingo a varios ministros y exigieran tratar directamente con el presidente Juan Manuel Santos.

Los indígenas no concurrieron a la apertura de unas comisiones de trabajo sobre temas de derechos humanos, presencia de fuerzas de seguridad y desarrollo que tenían prevista con el Gobierno en Popayán, capital del Cauca.

Renjifo dijo ayer que habían acordado iniciar el domingo "unas mesas para diálogos y ellos (los indígenas) dicen que no quieren iniciarlas, sino que quieren presentarle al presidente de la República en La María un diálogo pleno".

En la frustrada cita debían participar delegados del Consejo Regional Indígena del Cauca (Cric) y de la Asociación de Cabildos Indígenas del Norte del Cauca (Acín, que reúne autoridades del pueblo de los nasas).

Las partes tuvieron la semana pasada dos rondas de diálogo, la última de ellas el viernes, día en el que acordaron que regresarían a Popayán para instalar las comisiones de trabajo.

Los indígenas piden hablar directamente con el presidente Santos y argumentan que es él quien puede tomar decisiones sobre sus peticiones.

Los aborígenes reclaman la salida de sus territorios ancestrales del Ejército y de la Policía, a lo que el Gobierno se niega, y de los guerrilleros de las Farc.

elespectador.com