Angelino GarzónEl vicepresidente Angelino Garzón defendió este miércoles su papel dentro del Gobierno Nacional, en medio de los rumores en los círculos políticos de un ‘golpe de Estado’ en contra del funcionario.

En rueda de prensa en su despacho, Garzón habló de la misión médica que lo visitará, de su función en el Gobierno y de cómo no cree que deba dar un paso al costado. 

¿Quiere reemplazar a Santos?

Al referirse acerca de la posibilidad de relevar al Jefe de Estado, Garzón dijo que “siempre le pido al Dios de los cielos que nunca tenga que reemplazar en faltas temporales o absolutas al Presidente de Colombia”.

“Estoy porque el presidente Santos sea el Jefe de Estado hasta el 7 de agosto de 2014. Quiero ser vicepresidente hasta el 7 de agosto de 2014, y por lo tanto, soy la primera persona en darle gracias a Dios que el presidente Santos se esté recuperando y que hoy sea el presidente de Colombia porque el pueblo y la sociedad lo necesitan”, señaló.

Defendió que está discapacitado y no incapacitado

El vicepresidente habló de que en Colombia se debe diferenciar cuando alguien está discapacitado o incapacitado.

Caso seguido, dijo que con los avances y la evolución en su rehabilitación, y señaló que al final del proceso terminará con un problema de “discapacidad”.

“Soy consciente que tengo limitante de motricidad, nunca las he ocultado y siempre he dado la cara, y si mañana, Dios no lo quiera, yo no tuviera más rehabilitación, al final quedaría como una persona en condiciones de discapacidad”, explicó.

Por eso, advirtió que “ninguna persona en condiciones de discapacidad en Colombia está impedida para gobernar nuestro país o para gobernar una región o una ciudad. Soy el primero en defender que una persona en condiciones de discapacidad puede gobernar”.

¿Recibirá la misión médica?

Al hablar de la misión que le visitará por orden del Congreso de la República para conocer su estado de salud, Garzón dijo que recibirá esa delegación sin ningún tipo de problema.

“Este jueves recibiré de manera privada una delegación encabezada por la Academia Nacional de Medicina. He reivindicado mi derecho a que estén presentes los médicos tratantes. Nadie puede decir mejor lo que he tenido y mi proceso de rehabilitación que la gente de Colsanitas y de la Universidad de La Sabana pues son quienes me han tratado”, señaló.

Para el funcionario, “lo mejor que esa comisión puede hacer es escuchar a mis médicos tratantes”.
Insistió en que nunca ha ocultado su enfermedad cerebro-vascular, toda vez que en público ha dado a conocer parte de lo que le sucedió.

“Mi enfermedad siempre ha sido un hecho público y siempre he respetado las opiniones”, aseguró.

¿Renunciaría de ser adverso el parte médico?

Al ser preguntado acerca de la posibilidad de dejar el cargo, afirmó su motricidad ha mejorado, descartando esa posibilidad.

“Deben tener en cuenta la opinión de mis médicos tratantes pues son quienes más conocen mi situación”, agregó.

elespectador.com