Álvaro Leyva DuránEl grave estado de salud del presidente de Venezuela, Hugo Chávez Frías, y en caso extremo, su muerte, no afectaría de ningún modo las conversaciones de paz que Gobierno y Farc adelantan desde el pasado mes de noviembre en La Habana, Cuba. 

Venezuela (y Chile), es uno de los países acompañantes del proceso, que desde que se iniciaron los diálogos exploratorios brindó su apoyo, y ese acompañamiento seguiría incluso si muere Chávez, pues es la representación de los deseos de los países de la región para que cese el conflicto armado en Colombia. 

El exministro Álvaro Leyva Durán sostiene que la muerte del mandatario venezolano no tiene por qué incidir en un buen resultado en las conversaciones de paz. "El pudo haber colaborado para que se dieran las conversaciones y pudo haber facilitado medios, pero si el proceso arranca bien no va a tener en la desaparición del presidente Chávez una incidencia mayor", asegura Leyva Durán.

Además, puede hablarse de dos escenarios diferentes en las conversaciones: el primero, en la fase exploratoria "cuando se contaba con un Chávez vital sin conocerse su enfermedad en término de la gravedad que contiene y buscando poder culminar su trabajo en un proceso de paz en Colombia, cosa que le daba muchos réditos".

El segundo: Unas conversaciones de paz que iniciaron hace poco más de dos meses donde se ha abordado uno de los puntos de la agenda, en contravía con el ocaso del nuevo mandato del presidente de Venezuela, cuyo estado real es una incógnita incluso para los venezolanos. 

Un proceso que avanza
En varias ocasiones las Farc manifestaron que la presencia de Cuba y Venezuela en la mesa de negociación era la carta que les garantizaría un proceso seguro. 

Pero la posición de Venezuela de señalar que el conflicto colombiano es un problema interno, generó que el grupo guerrillero entendiera que a la mesa llegaron sin padrinazgos. 

Jairo Delgado, especialista en Ciencia Política y director de análisis del Instituto de Ciencia Política Hernán Echavarría Olózaga, analiza que aunque Chávez fue muy importante por la forma en que mejoró la confianza para llegar a el proceso, "la posible desaparición de los que fueron importantes como Fidel Castro o Hugo Chávez, su impacto sería mínimo" debido a que los diálogos llevan un buen trecho recorrido. 

Esta es la misma razón que aduce Carlos Lozano, director del semanario Voz, para quien la muerte de ‘"Alfonso Cano’ no dañó el proceso, no le puso punto final, aunque se estaba en pleno desarrollo de la fase exploratoria". 

Para Lozano, el deceso de Chávez sería una gran pérdida para Venezuela, Colombia y América Latina "pero no hasta el punto de dar al traste con el proceso que está avanzando".

elcolombiano.com