Es la nueva estrategia del Inpec para frenar las extorsiones desde los penales. "Esta llamada es de la cárcel de alta seguridad de Valledupar". Este es el mensaje que usted escuchará en su teléfono si intentan comunicarse desde ese penal. El anuncio, previo a que se enlace la comunicación, es la nueva estrategia del Inpec para frenar la extorsión desde el interior de las cárceles del país.

El Instituto explicó que el mensaje de advertencia es emitido cada vez que los internos llaman desde los teléfonos públicos ubicados en los patios de los centros penitenciarios. La medida se viene aplicando desde hace dos semanas, luego de que el Inpec solicitara a los operadores de telefonía implementar esta tecnología.

La cárcel de Valledupar no es la única en la que funcionará esta tecnología, ya que también se emite desde los teléfonos de los centros de reclusión de Barranquilla, Cartagena y Santa Marta.

Si bien por ahora la medida está concentrada solo en los penales de la Costa, la idea es que todos los operadores que prestan el servicio de telefonía, por contrato, en las otras 140 cárceles también lo implementen.

"El objetivo es advertir a la persona que está recibiendo una llamada desde un centro penitenciario, y que si el fin del interno es realizar una llamada extorsiva la víctima tenga elementos para instaurar una denuncia", señaló el Inpec.

Autoridades antiextorsión indicaron que la advertencia del mensaje también le da la posibilidad al interlocutor de rechazar la llamada. 

"Si no tiene un familiar o conocido en la cárcel no acepte el llamado. Los extorsionistas acuden a directorios telefónicos para hacer llamadas indiscriminadas a las víctimas, sin tener mayores datos. Con una sola que acepte, se convertirá en objetivo de estas personas", dijo el general Humberto Guatibonza, director del Gaula de la Policía.

Esta medida se suma a la anunciada instalación de bloqueadores de celular en los penales. El sistema más avanzado es el de la cárcel Picañela, en Ibagué, que era considerada como cuna de las extorsiones carcelarias. La Picota está en la fase de pruebas finales.

Pese a que las autoridades ven con buenos ojos esta aplicación, el Inpec ha recibido algunas quejas de familiares de los internos, que aseguran que el mensaje de advertencia viola les derecho a la intimidad. Esto ya está siendo analizado por abogados y expertos juristas del Inpec.

El Tiempo