Mapa MundiUna treintena de naciones ya no piden visa. Hace 12 años, esa cifra era de solo 16. El número de destinos extranjeros a donde los colombianos pueden viajar sin visa se duplicó en los últimos 12 años. De 16 en el 2001 se pasó a 31 este año. En Suramérica –con excepción de Venezuela– incluso es posible traspasar fronteras sin pasaporte. Basta con la cédula de ciudadanía. 

Desde diciembre, Argentina, Brasil, Perú y Bolivia nos permiten establecernos en sus territorios hasta por dos años, para estudiar, trabajar o hacer empresa, previa presentación del pasaporte, la cédula y el pasado judicial.

Y esta misma semana hubo otra flexibilización migratoria: el área Benelux (Bélgica, Países Bajos y Luxemburgo) nos eximió de visas de tránsito. Francia lo hizo el año pasado.

Para redondear este nuevo panorama, Estados Unidos, el ‘coco’ de los viajeros colombianos, ya no asusta. La embajada estadounidense en Bogotá presenta hoy su más alto nivel de aprobación de visas, superior al 75 por ciento. En el 2000, daba su visto bueno al 18 por ciento de las solicitudes.

El año pasado concedió, en promedio, casi 1.200 visas diarias, para un total de 437.000. Y desde hace un año las otorga hasta por diez años y no por cinco, como lo hacía antes.

“Colombia es otra. Y eso no solo lo vemos nosotros; también lo ve el mundo. Esa especie de estigma que generaba hasta vergüenza a la hora de presentar el pasaporte en un

aeropuerto está cambiando”, afirma la ministra de Relaciones Exteriores, María Ángela Holguín.

En eso coincide Jean Claude Bessudo, presidente de Aviatur, la agencia de viajes más importante del país.

¿Qué cambió en la última década? Las respuestas apuntan a un mejoramiento de factores críticos para un país, desde el orden público hasta la economía, pasando por la estabilidad jurídica y política.

Todo eso, amplificado en el exterior por Proexport, que en el 2005 empezó a trabajar seriamente el estratégico asunto de la marca país, que no es otra cosa que el mercadeo internacional de las bondades locales.

Según Álvaro Calderón Ponce de León, director de asuntos migratorios y consulares de la Cancillería, la diplomacia ha sido clave en el cambio de paradigma. “En organismos como el Mercosur –comenta– se logró pasar del tema de integración meramente económica al del libre flujo de personas, que, al fin y al cabo, son las que dinamizan los negocios.”

Pero la apertura de puertas, a la que le falta mucho trecho para alcanzar el nivel de empatía internacional de vecinos como Costa Rica, no solo es una cuestión de imagen. La crisis económica internacional ha relajado la predisposición del primer mundo frente al resto de la humanidad. “¿Que por qué los recibimos mejor que antes? Porque son más ricos”, resumió el eurodiputado italiano Gianni Vattimo, de visita esta semana en Bogotá.

Esa misma fortaleza relativa de nuestra economía ha hecho que la tasa de cambio favorezca los viajes al extranjero. “Es más barato que hacerlo dentro de Colombia”, asegura Bessudo. De hecho, las salidas de nacionales se triplicaron desde 1999. Salimos más y nos tratan mejor, lo que muestra un viraje positivo e histórico.

EE. UU. cambió el tono

“Miles de ciudadanos estadounidenses visitan a Colombia cada año (...). La seguridad ha mejorado significativamente en los últimos años.” Así comienza la nueva ‘travel warning’ publicada por el gobierno de Estados Unidos, que por primera vez en años inició su advertencia a los viajeros con un tono positivo, aceptando que el país ha cambiado. No obstante, habla de la posibilidad de atentados (menciona el que sufrió Fernando Londoño) y alerta sobre el secuestro.

Entrevista
‘Colombia es otra y el mundo lo reconoce’

María Ángela Holguín, ministra de Relaciones Exteriores

¿Qué ha cambiado en las relaciones de Colombia con el exterior?

Durante muchos años vivimos con una especie de estigma, casi con vergüenza de mostrar el pasaporte. Millones de colombianos fuimos víctimas de la mala imagen generada por unos pocos. Hoy Colombia es otra. Y eso no solo lo vemos nosotros. También lo ve el mundo.

¿Cuál ha sido la fórmula para generar el cambio?

Nos hemos insertado en el mundo. Hemos jugado un rol protagónico en espacios como el Consejo de Seguridad de Naciones Unidas, en el Ecosoc (ONU), la Alianza del Pacífico...

¿Cambiaron la agenda con países como EE. UU.?

Sí. Antes hablábamos solo de seguridad, de drogas, de combate de los grupos armados ilegales. Hoy hablamos de educación, de medioambiente, de ciencia y tecnología.

¿Qué sigue ahora?

Mientras mejoramos en el frente de seguridad y buscamos la paz, seguiremos trabajando en abrir las puertas del mundo a todos los colombianos en el exterior.

eltiempo.com